Las fachadas del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela
Las fachadas del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela - ABC

Cronología de una fusión frenada

Así fue el día a día de la polémica unión entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela

MadridActualizado:

El frenazo a la fusión entre el Teatro Real y el Teatro de La Zarzuela que planea el nuevo ministro de Cultura, José Guirao, pone fin a varios meses de agitación y polémica, aventada por los sindicatos del propio departamento ministerial (especialmente CC.OO.), que incluso antes de conocerse el decreto se pusieron en pie de guerra. He aquí la cronología de este proceso.

10 de marzo. Se conocen las intenciones del Inaem (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) de aprobar un real decreto que reuniera bajo una única fundación al Teatro Real y al Teatro de la Zarzuela. Según Gregorio Marañón, presidente del Teatro Real, esta fusión significaría un «espaldarazo muy importante para la Zarzuela».

11 de marzo. Las reacciones no se hacen esperar. Entre las positivas, la de Plácido Domingo, que se mostró entusiasmado ante la fusión, que calificó de «proyecto fantástico que servirá para internacionalizar, como merece, un tesoro musical genuinamente español y de gran valor cultural». Otras reacciones fueron las de Emilio Sagi, exdirector de ambos teatros -«sería una pena que se pierda un teatro destinado a la zarzuela, a la música española»; Antonio Moral exdirector del Teatro Real -«no es lo mismo que sea una unión entre dos instituciones que una absorción de una a la otra»-; la mezzosoprano Teresa Berganza -«me parece que la Zarzuela tiene que ser la Zarzuela y el Real tiene que ser el Real»- o el director Josep Pons -«me parece una muy buena idea, es una posibilidad de crecimiento artístico. Ha funcionado en París, funciona con el Teatre Lliure y las salas del Palau de la Agricultura y la sala del barrio de Gracia. Creo que es una buena noticia para el Real y para el Teatro de la Zarzuela»-. Por su parte, los sindicatos comienzan su agitación, y hablan de «una privatización encubierta».

12 de marzo. Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, se reúne con Fernando Benzo, secretario de Estado de Cultura, y tras ese encuentro cuenta que Benzo le ha asegurado que la fusión estaba «muy encaminada a reforzar la zarzuela», y que había puesto su cargo a disposición del ministerio porque no estaba «en contra del cambio, y sí a favor del trabajo y la dedicación». «No quiero ser un obstáculo» añade.

14 de marzo. Los trabajadores del Inaem aprueban en asamblea la convocatoria de una huelga indefinida a partir del 24 de marzo en los centros de producción (Centro Dramático Nacional, el propio Teatro de la Zarzuela o el Auditorio Nacional), ante la posible fusión. También aprueban la convocatoria de paros por secciones coincidiendo con funciones. El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, tercia en el asunto y garantiza que no se pretende privatizar la Zarzuela.

16 de marzo. Destacadas personalidades de nuestra cultura firman un manifiesto en el que muestran su preocupación por la posible fusión. Su lema: «la zarzuela, un género único en el mundo.

20 de marzo. Se filtran fragmentos del Real Decreto, que asegura que la futura Fundación Teatro Nacional de Ópera y Zarzuela F. S. P. tendrá como uno de sus objetivos promover el género lírico de la zarzuela, según reza su disposición adicional primera.

22 de marzo. Se produce una concentración delante de las sedes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Sus lemas van dirigidos a protestar contra la «privatización encubierta del Teatro de la Zarzuela».

23 de marzo. Los trabajadores del Inaem anuncian las fechas de los paros, que afectarán finalmente a una decena de espectáculos, especialmente a los estrenos programados en el propio Teatro de la Zarzuela; entre ellos «Policías y ladrones», un título de nueva creación compuesto por Tomás Marco -y que había de ser la primera zarzuela nueva que se estrenara en este escenario desde 1982- y la producción de «La tabernera del puerto» que dirigió Mario Gas, y de la que solo se pudieron ofrecer tres funciones. Los paros afectarán también a los distintos centros de creación del Inaem: Centro Dramático Nacional (Teatro María Guerrero y Teatro Valle-Inclán), Compañía Nacional de Teatro Clásico, Orquesta y Coro Nacionales de España, Auditorio Nacional, Compañía Nacional de Danza y Ballet Nacional de España. Los sindicatos aseguran tener ya en sus manos el proyecto de Real Decreto.

4 de abril. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte inicia los trámites para incluir la zarzuela dentro del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI), la máxima protección estatal que puede darse a las manifestaciones culturales. Se trata de una decisión que, según explican fuentes de la institución, «forma parte de la estrategia política de potenciar y proteger este género». Comienzan por otra parte los paros de los trabajadores del Inaem.

6 de abril. Joan Matabosch, director del Teatro Real, asegura que «la fusión es buena para las dos casas. No es una suma, es una multiplicación. La proyección internacional que esta unión puede dar a los dos teatros es extraordinaria». Ignacio García-Belenguer, director general del coliseo, se suma a sus palabras y dice que «el proyecto de fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela no supone más que un cambio de adscripción de un organismo. Simplemente. Se trata de una mera reorganización administrativa». García-Belenguer rechaza contundentemente los augurios de «privatización» que esgrimen los sindicatos y que son la causa fundamental de la huelga en el Inaem.

12 de abril. Fernando Benzo, secretario de Estado de Cultura, comparece ante la Comisión de Cultura del Congreso, donde asegura que «decir que se va a privatizar el Teatro de la Zarzuela no es más que un intento de manipular o intoxicar la verdad. Es mentir». Benzo reconoce que el proyecto no se ha comunicado bien «a quienes más merecían su conocimiento: los trabajadores del Teatro de la Zarzuela».

20 de abril. El Consejo de Ministros aprueba el Real Decreto por el que el Teatro Real (TR) y el Teatro de la Zarzuela (TZ) quedan bajo la gestión de una nueva fundación pública que se llamará Fundación Nacional del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela F.S.P. (Fundación del Sector Público). Se prevé que el decreto entre en vigor cuando se aprueben los Presupuestos Generales de 2018. Gregorio Marañón es el presidente de la Fundación. Tras la aprobación, los trabajadores del Inaem acuerdan seguir con su huelga y celebrar una asamblea la semana siguiente para decidir el calendario de movilizaciones en sus centros de creación.

23 de abril. Primera toma de contacto de Gregorio Marañón con los responsables del Teatro de la Zarzuela. Los trabajadores le piden una reunión urgente.

17 de mayo. Daniel Bianco presenta la temporada del Teatro de la Zarzuela 2018-2019 El director de este coliseo se presenta solo -en años anteriores le había acompañado la directora general del Inaem, Montserrat Iglesias- y es recibido y despedido con significativas ovaciones en plenas protestas de sus trabajadores contra la fusión con el Teatro Real.

18 de mayo. El comité de huelga de los trabajadores del Inaem anuncia el cese de todos los paros y manifestaciones previstos en protesta por la fusión del Teatro de la Zarzuela con el Teatro Real. Así, el público puede disfrutar de las tres últimas funciones de «La tabernera del puerto». Dicha decisión se produce tras la apertura de una comisión negociadora con la Secretaría de Estado de Función Pública, que venían reclamando desde el inicio de las protestas, y que había de reunirse siete días después.

4 de junio. Tras la llegada al poder del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, los sindicatos del Ministerio de Cultura y Deporte expresan «su confianza en que el nuevo gobierno del PSOE, junto con el resto de partidos que ha apoyado la moción de censura, mantenga su rechazo a la privatización del Teatro de la Zarzuela y solicita la inmediata declaración de nulidad del Real Decreto 229/2018, de 20 de abril, por el que se aprueba la modificación de los Estatutos de la Fundación del Teatro Real». Se convocan concentraciones para apoyar esta exigencia.

13 de junio. Antes incluso de que tome posesión de su nuevo cargo, Comisiones Obreras pide al nuevo ministro de Cultura, José Guirao, una reunión para tratar el asunto de la derogación del decreto de fusión.