Vista exterior de la casa LaBianca, vendida por casi dos millones de euros
Vista exterior de la casa LaBianca, vendida por casi dos millones de euros - REDFIN

Crímenes Familia MansonEl «cazafantasmas» Zak Bagans compra la «casa del horror» donde Manson cometió su último asesinato

El hogar de la familia LaBianca ha sido adquirido, con un valor de casi dos millones de euros, por el Íker Jiménez norteamericano

Actualizado:

El eco de «Érase una vez en Hollywood», la película a punto de estrenar de Quentin Tarantino, ha resonado por todos los rincones de la historia de Charles Manson. No es de extrañar que la casa donde la Familia Manson asesinó por última vez ya haya sido vendida. Las ofertas cayeron como agua fresca en los primeros días. Sin embargo, hubo una que se adelantó al resto y abonó la cantidad de 1,98 millones de dólares inmediatamente. Detrás de ella estaba, ni más ni menos, el «cazafantasmas» Zak Bagans.

El presentador estadounidense es conocido en el país por su programa televisivo «Buscadores de fantasmas» («Ghost Adventures»), dedicado a la caza de historias paranormales o aterradoras. Es decir, el Iker Jiménez norteamericano. Según TMZ, Bagans «saltó» de su sitio al conocer que la casa estaba en venta y corrió inmediatamente a hacer una oferta de compra.

Lo que más atrajo a Bagans fue el hecho de que la casa no hubiera sido modificada. Es decir, su interior permanece intacto. El hogar donde Leno y Rosemari LaBianca fueron asesinados el 9 de agosto de 1969 responde fielmente a la vivienda del momento del homicidio. Aunque el «cazafantasmas» aún no ha declarado qué tiene pensado hacer con ella.

El interior de la casa se conserva en su estado original
El interior de la casa se conserva en su estado original - REDFIN

Situada en el 3311 de Waverly Drive (Los Ángeles), la vivienda se edifica sobre un terreno de 153 metros cuadrados, con unas instalaciones envidiables: dos habitaciones; dos cuartos de baño; piscina; jacuzzi y sauna en el patio trasero. Además, los vecinos son actores y actrices de Hollywood. Sin duda, una oportunidad única.

El gestor de la casa, Robert Giambalvo, aseguró que tenía miedo de que nadie comprara la casa por lo que había sucedido. «No queremos que alguien entregue el depósito y descubra a los 10 ó 15 días lo que sucedió aquí hace 50 años y que luego no quieran comprarla por eso», decía.

Por fortuna para él, al nuevo dueño de la casa parece no asustarle nada. Es más, si se encuentra a algún espíritu rondando el complejo, mejor para él, un programa más de televisión que podrá emitir.