Comediants descubre China con «Bi», entre el circo y el teatro

Sin abandonar su peculiar manera de entender el mundo del espectáculo —una heterodoxa inmersión en la mediterraneidad en su concepto más amplio— Comediants se lanza al descubrimiento de China con «Bi», un nuevo montaje que estrenarán en Pekín el próximo 13 de julio. Comediants pretende construir un montaje que se entienda tanto en Oriente como en Occidente.

BARCELONA. Àlex Gubern
Actualizado:

En un tiempo en el que los términos «fusión», «multiculturalidad» o «mestizaje» comienzan a gastarse de tanto uso, Comediants se lanza por el camino oriental para construir «Bi», un nuevo espectáculo del grupo que dirige Joan Font.

Acostumbrados a montajes de grandes dimensiones y a trabajar en los más distintos formatos —espectáculos de calle, ópera, adaptaciones de teatro clásico— el reto de Comediants con este «Bi» ha sido conjugar dos conceptos distintos: por un lado, una manera de hacer con el sello inequívocamente Comediants y, por otro, la tradición oriental, en concreto, la de la acrobacia china.

«Con “Bi” fundimos la disciplina, el orden y la limpieza suya, con la anarquía, el color y la energía nuestra», explicó ayer Joan Font. «Es un espectáculo difícil de catalogar, que está en la frontera entre el circo y el teatro», añadió.

«PIEDRA DE ENSUEÑO»

«Bi» —nombre que se da en China a un amuleto que se conoce como piedra de ensueño— es una coproducción del Ayuntamiento de Barcelona a través del Mercado de las Flores y del Festival de Perelada, donde podrá verse por primera vez en España el próximo 23 de agosto. Antes, el estreno oficial se producirá en Pekín, del 13 a 22 de julio. Después de Perelada, «Bi» recalará en Sagunto —27 de agosto— y Berlín —31 de agosto—, para a continuación emprender una larga gira por España que, entre otras plazas, le llevará, del 19 de noviembre al 6 de enero a Barcelona, y del 23 de febrero al 31 de Marzo a Madrid. Posteriormente, el grupo continuará su gira por Oriente.

El elenco del montaje lo compone una veintena de artistas, ocho de ellos aportados por Comediants y el resto seleccionados mediante un exhaustiva selección entre acróbatas de distintos lugares de China, de entre los que se escogió finalmente a un conjunto procedente de Mongolia. La música del montaje, compuesta por Ezequiel Guillem, es en directo, mientras que escenografía, diseño de vestuario y atrezzo están firmados por Joan Josep Guillen y la coreografía por Montse Colomé.

La Vinya, la enorme casa en Canet de Mar (Barcelona) que sirve de sede y comuna teatral a la compañía, es, cada día más, una factoría de ideas, y un continuo ir y venir de artistas, colaboradores y amigos. Será precisamente allí donde Joan Font, ayudado por Xavi Mateu y Joan Montanyés, dará los últimos retoques a la obra. A mediados del próximo mes llegarán a España los acróbatas chinos, mientras que dos semanas antes del estreno, todo el grupo se desplazará a Pekín, para ultimar los preparativos antes del estreno en el Teatro Siglo XXI de esta ciudad.

A falta de pulir algunos aspectos, a grandes trazos, «Bi» relata el viaje de una familia de «clowns» occidentales que, llegados a China, descubren un mundo en obras, repleto de grúas, andamios y objetos ancestrales, metáfora de una sociedad en perpetua transformación. «El mayor reto —explica Joan Font— ha sido dotar a los acróbatas chinos de un sentido del espectáculo continuo, en el que no deben limitarse a ejecutar sus números, sino que deben participar en el conjunto del montaje, que es claramente visual». «Hemos querido teatralizar y dramatizar la acrobacia», resumió el director.