Catalina Luca de Tena, responsable de la edición de «El periódico del siglo»

Catalina Luca de Tena: «El secreto de un gran periódico es la escritura»

Texto: TRINIDAD DE LEÓN-SOTELO
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Editora de ABC reivindica el protagonismo del periódico centenario en la instauración del periodismo moderno en España, y el peso literario de sus colaboradores

Es la primera mujer de la dinastía periodística de la familia Luca de Tena -su bisabuelo, don Torcuato Luca de Tena, fue el fundador de ABC-, que ocupa un cargo de responsabilidad al frente del diario. La mujer que hoy es editora del periódico entró en él como becaria de la sección de Cultura en 1985. Aprendió entonces que su pasión por el mundo en el que se iniciaba no era sólo cuestión de genes, sino de vocación. Catalina Luca de Tena está estos días especialmente satisfecha por un libro -«El periódico del siglo»- en el que ha empeñado mente y sentimientos durante dos años y en el que queda clara la convicción de que el secreto de un gran periódico es la escritura.

-¿Por qué se ha decantado por una obra que recoge 100 piezas de diferentes géneros periodísticos y no por una historia al uso?

-He hecho la selección de lo que se publica con dos criterios: la excelencia literaria y la oportunidad periodística. De hecho, el libro lo empecé barajando 7.000 grandes firmas de ABC, pero luego entendí que no podía ceñirme sólo a nombres, sino moverme entre artículos, entrevistas, crónicas de diferentes campos... Hay desde una entrevista a Trostky hecha por Sofía Casanova durante la revolución rusa, hasta crónicas de Cañabate del proceso a Jarabo, pasando por las escritas en las trincheras de la I Guerra Mundial, o la que firmó en Talavera Gregorio Corrochano, en una exclusiva para ABC, el día que murió Joselito... La historia de ABC es la de 100 años de literatura, historia... La sociedad entera, no sólo los lectores de ABC, puede verse reflejada en este libro. Todos los periódicos se hacen eco de la historia, pero pocos, entre ellos ABC, forman parte de ella.

-¿Ha querido hacer un homenaje a su bisabuelo?

-También, y de hecho le dedico múltiples guiños. Fundó un diario con las ideas que eran la base del periodismo moderno. Para él era fundamental la calidad literaria, algo que hay que mantener porque sólo así los periódicos sobrevivirán a la invasión de la imagen.

-El libro tiene casi seiscientas páginas, ¿no teme que el tamaño del volumen juegue un papel negativo?

-No. He tenido muy presente al hacerlo las reglas que también rigen en el mundo de la prensa a la hora de gestar un periódico: informar, formar y entretener. La obra, para empezar, no hay que leerla de corrido y su contenido es pura historia escrita por gente de todas las ideologías, a lo que hay que añadir que las firmas son difícilmente superables. Hay un artículo de Neville, por ejemplo, como para enmarcarlo.

Que no se trata de autobombo es fácil de comprobar.