Carlo Feltrinelli, ayer en Barcelona, durante su intervención
Carlo Feltrinelli, ayer en Barcelona, durante su intervención - Marta Días

Carlo Feltrinelli: «Hemos pasado de la era Gutenberg a la era Zuckerberg»

El hijo del carismático Giangiacomo Feltrinelli abre el IV Fórum Edita sobre los retos, el talento y la globalización editorial

Actualizado:

Qué ha cambiado y qué sigue igual en el mundo de la edición, plantea Javier Aparicio, codirector del IV Fórum Edita Barcelona junto a Sergio Vila-Sanjuán y el presidente del Gremio de Editores de Cataluña, Patrici Tixis.

Para dar la respuesta, o formular una pregunta mejor, el milanés Carlo Feltrinelli, hijo del carismático Giangiacomo Feltrinelli a quién biografió en Senior Service hace veinte años. Presidente del Grupo Feltrinelli que su padre fundó en 1955, Carlo controla televisiones, 119 librerías –entre ellas, la Central–, el sello Anagrama –tras recibir el testigo de Jorge Herralde–, la Fundación Feltrinelli dedicada a la documentación histórica, política y económica y empresas de investigaciones sociológicas y del sector inmobiliario.

Los datos transforman el optimismo antropológico en pesimismo tecnológico: «Hemos pasado de la era Gutenberg a la era Zuckerberg», advierte Feltrinelli. Y echa mano de un informe emitido la semana pasada por la Asociación Américana de Editores (AAP). Un pequeño número de plataformas dictan hoy las normas en internet y amenazan la equidad en la competencia. Amazon impone condiciones económicas y tiene una grave responsabilidad en los títulos pirateados. Algoritmos manipulados que adulteran la búsqueda en la red. Cartas trucadas de las plataformas en la distribución y la publicidad...

Un inquietante corolario: «El consumo de libros ha disminuido en países con hábitos de lectura consolidados como Alemania o Francia. Gallimard tiene la sensación de que el libro está perdiendo su papel».

La hegemonía cultural que disfrutó el libro desde el final de la II Guerra Mundial se ha resquebrajado en los ultimos tres lustros, subraya Feltrinelli: «Los periódicos han perdido el monopolio de las noticias, ya no dictan la agenda de las clases dirigentes. Amazon amenaza las librerías tradicionales que ya no pisan los más jóvenes. La cultura ha sido sustituida por los contenidos. Toda esta revolución tecnológica pone en tela de juicio que el libro sea insustituible».

Declive del «e-book»

Pero no todo son malas nuevas. En 2007, el «e-book» parecía marcar el porvenir del mercado editorial y enterrar al libro en papel. «Como tantas otras veces, la profecía no se cumplió», acota Feltrinelli. El «e-book» no triunfó en Alemania, ni Francia, ni Italia, ni España. En Norteamérica creció de forma sostenida... pero se ha estancado: «La gente ha regresado al libro tradicional. Es la consecuencia del cansancio digital».

A los optimistas que creen que el libro en papel ya ha pagado el más alto precio en su confrontación con la industria digital, Feltrinelli les pone más deberes: «El futuro pasa por un diálogo sano y estable con el nuevo ecosistema del comercio on-line», señala. Reconciliar a Gutenberg y Zuckerberg para aunarlos en una misma política de progreso cultural.

En esa labor cabe imaginar al editor milanés (moderadamente) feliz.