De la cárcel al Carnegie Hall
EFE Abreu, ayer, en Madrid

De la cárcel al Carnegie Hall

Actualizado:

POR SUSANA GAVIÑA

MADRID. El efecto Abreu todavía se deja sentir. Aún está reciente el premio que ha recogido en Oviedo, el Príncipe de Asturias de las Artes, concedido al Sistema de Orquesta Infantiles y Juveniles de Venezuela, que este economista y compositor puso en marcha hace 33 años. Ahora, el homenaje toma otra forma no material y sí musical. Se trata de una gira de conciertos auspiciada por varias instituciones españolas e internacionales, como el Ministerio de Cultura, a través del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) y una de sus unidades, la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde); Juventudes Musicales de Madrid, la Fundación SaludArte, con sede en Miami y en Madrid, y la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.

Momentos antes de encontrarse en el Palacio de la Zarzuela con los Príncipes de Asturias, Abreu no podía ocultar ayer su satisfacción por este homenaje que recibía con humildad, «por casi cuatro décadas de esfuerzos, logros y sacrificios en el que han participado niños, jóvenes, educadores y familias..., y que es el resultado de un abrazo constructivo entre el estado, la comunidad y la familia», afirmó.

Con el piano de Perianes

Bajo el nombre «Orquesta Sinfónica Juvenil de Homenaje al Sistema de Orquestas de Venezuela» se reunirán un total de 82 músicos procedentes de agrupaciones como la Jonde (52); la Presjovem (10), la New World Symphony, cantera de las orquestas estadounidenses (4), del propio «Sistema» venezolano (4) y del resto de Iberoamérica (11). Acompañados por el pianista español Javier Perianes y bajo la batuta de Pablo Mielgo, tras un «encuentro» en la ciudad Sevilla de Pilas donde se celebrarán los ensayos -del «Primer concierto para piano y orquesta» de Brahms y la «Quinta» de Chaikovski- y el ensamblaje de la orquesta, la nueva formación iniciará una gira -el 26 de noviembre- que les llevará de Huelva a Miami, haciendo escala entre medias en Madrid, Valladolid, la cárcel de Soto del Real y en el prestigioso Carnegie Hall de Nueva York.

Todo un abanico de músicos y de público para rendir tributo a un «Sistema» que ha logrado el «milagro» de acercar la música a casi 300.000 niños y jóvenes en Venezuela. Siguiendo su estela, este proyecto, que ha contado con la colaboración del director artístico de la Jonde, José Luis Turina, uno de los que más de cerca han seguido el proceso del «Sistema», pretende consolidar un puente de hermanamiento tendido desde Venezuela por Abreu para reforzar lazos y sumar en su compromiso social y musical a las instituciones e intérpretes españoles, muchos de los cuales han viajado ya hasta Venezuela para colaborar con el «Sistema».

Para ellos, Abreu tuvo palabras de agradecimiento. «El apoyo de los educadores españoles ha sido fundamental para nuestra orquesta. La corriente de instrumentistas ha sido enorme y creciente». Algo que espera que siga en ascenso para poder llevar a cabo el proyecto emprendido de acercar la música a un millón de niños y jóvenes en su país, y para lo que requiere profesores.

Orquesta Iberoamericana

Otro de los retos de Abreu es la constitución de la Orquesta Infantil y Juvenil Iberoamericana, que será ratificada esta semana en la Cumbre de Jefes de Estado que tendrá lugar en El Salvador. «La formación reunirá doscientos músicos de Iberoamérica, el Caribe, España y Portugal. La idea es entrar en contacto con orquestas europeas, asiáticas, africanas y australianas», explicó Abreu, que pretende hacer -«como un humilde servidor»- de esta iniciativa algo universal.