Candy Darling fue una de las principales musas de Andy Warhol
Candy Darling fue una de las principales musas de Andy Warhol - ABC
Raros y Malditos

Candy Darling: Icono transexual del Pop

Figura de culto en la vida neoyorquina, actuó en varias películas de Warhol y se convirtió en musa de The Velvet Underground

Actualizado:

Su última foto, tomada por Peter Hujar pocos días antes de morir en un hospital de Nueva York, muestra a Candy Darling acostada en la cama con un gesto en el que se mezclan la resignación y el cansancio. Su cara emerge de una sábana blanca sobre la que hay unas flores. Y una lámpara ilumina la oscuridad de la habitación. «Me aburro, no deseo seguir viviendo», dijo cuando los médicos le diagnosticaron el linfoma que puso fin a su vida cuando acababa de cumplir 29 años.

Aunque su historia ha pasado al olvido, Candy Darling fue la musa del grupo The Velvet Underground, una figura de culto en el mundo neoyorquino y una actriz que gozó de notoriedad por sus películas y representaciones teatrales. A comienzos de la década de los 70, era cortejada por personajes como Andy Warhol, David Bowie o Lou Reed, que se inspiró en ella para componer varias canciones.

Candy Darling nació en Queens en 1944. Su madre era bibliotecaria y su padre, un alcohólico violento. Fue bautizado con el nombre de James Lawrence Slattery y durante sus 20 primeros años de existencia mantuvo una identidad de hombre, aunque frecuentaba bares gays y se travestía por las noches.

Durante su adolescencia se pasaba las horas viendo películas de Hollywood e imitaba los gestos y la forma de vestir de actrices como Lana Turner, Joan Bennett y Kim Novak, a la que pidió un autógrafo por correo. Como Candy contaba, sintió una de las emociones más fuertes de su vida al recibir una foto firmada por esta actriz.

Cuando estaba a punto de cumplir 20 años, decidió mudarse de Queens a Manhattan tras enterarse su madre de su inclinación a travestirse. Se inyectó entonces dosis masivas de hormonas, aunque siempre se negó a operarse. Fue en esa época cuando cambió de nombre. Primero se llamó Hope Slattery y luego Candy Darling.

Su carrera como actriz –actuaba en teatros marginales de Broadway– dio un gran salto al conocer a Andy Warhol, del que fue acompañante inseparable durante cuatro años. Rodó con él dos películas que la proporcionaron notoriedad y admiradores: Flesh, en 1978, y Women in Revolt, en 1971, que provocó protestas feministas en su estreno en Los Ángeles. Por aquella época, fue contratada para media docena de filmes e incluso Tennessee Williams escribió un papel para ella en Small Craft Warnings.

Candy Darling se convirtió en una celebridad de la cultura pop, posando para fotógrafos como Avedon, Mapplethorpe, Weber o Bailey, que engrandecieron su mito de mujer que combinaba la atracción sexual con la ternura y la sensibilidad. La musa neoyorquina escribió en sus últimos años un diario que refleja su soledad y su sufrimiento, sentimientos con los que falleció en 1974. Por voluntad propia, sus restos fueron incinerados en el cementerio de Cherry Valley, al pie de las montañas Catskill que tanto había amado.