Bono, líder de U2, atiende a sus fans poco después de reunirse con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín
Bono, líder de U2, atiende a sus fans poco después de reunirse con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín - EFE

Bono: «La palabra patriotismo nos ha sido robada por nacionalistas y extremistas»

El líder de U2 se reunió con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín poco después de publicar un artículo en defensa del proyecto europeo

Corresponsal en BerlínActualizado:

Justo antes de comenzar los ensayos con U2, Bono se reunió durante 45 minutos con la canciller Angela Merkel en Berlín. La oficina del portavoz de Merkel informó después que el contenido de la conversación era confidencial, pero fuentes cercanas a la Cancillería admitieron que, entre otros asuntos, habían hablado de Europa. «La palabra patriotismo nos ha sido robada por nacionalistas y extremistas que exigen uniformidad», había firmado Bono horas antes en un artículo publicado por «Frankfurter Allgemeine»: «Los verdaderos patriotas buscan unidad, por encima de cualquier tipo de homogeneidad, y en esto consiste en mi opinión el verdadero proyecto europeo», continuaba.

No era la primera vez que Merkel y Bono se reunían en encuentros que la canciller alemana considera apropiados para escuchar y hacerse oír por líderes culturales como el cantante de fama internacional. Sus opiniones, además, a menudo coinciden. Si Bono afirma que «Europa es un pensamiento que necesita convertirse en sentimiento», Merkel recurre a menudo a los sentimientos de paz y seguridad para justificar su política europea, aunque la conversación tenía lugar en un contexto especialmente doloroso en Alemania, después de que manifestantes de extrema derecha se paseasen haciendo el saludo hitleriano por las calles de Chemnitz y grupos de hooligans agrediesen indiscriminadamente a cuanto extranjero encontraban a su paso.

Bono no perdió la ocasión de alabar a Merkel por haber «acogido a tantos refugiados sirios asustados, me gustaría que más países actuaran así», ni de hablar contra los nacionalismos, que considera un lastre para las posibilidades históricas del siglo XXI. Tal y como había adelantado en el artículo, conversó con los fans que esperaban a la salida de la Cancillería, previniendo contra quienes basan su política en el. «Los visionarios padres fundadores europeos decidieron que la diferencia no es una amenaza. La diferencia es la esencia de la humanidad y debe ser respetada, celebrada e incluso cultivada», explicó en defensa de la unidad.

Futuro

«Europa es el teatro de fuerzas poderosas, emocionales y enfrentadas que moldearán nuestro futuro. Digo nuestro futuro, porque no hay manera de negar que todos estamos en este barco juntos, en mares agitados por el clima extremo y la política extremista. Europa es difícil de vender en Europa en estos días. Esto es cierto a pesar de que nunca ha habido un lugar mejor para nacer que en Europa durante los últimos 50 años», opina Bono, que hizo reflexionar a la canciller alemana sobre la necesidad de adaptar la comunicación del proyecto europeo a las generaciones que, por no haber vivido en el siglo XX, desconocen su efecto pacificador y garantista de libertades.

«Incluso para el público del rock, ondear una bandera de la UE en la actualidad es una molestia, un aburrimiento, una referencia kitsch al Festival de Eurovisión», reconoció, «pero para algunos de nosotros se ha convertido en un acto radical. Europa, que durante mucho tiempo desencadenó un bostezo, hoy en día provoca un griterío en la mesa de la cocina porque es uno de los pocos proyectos que merecen nuestro apoyo y genera en nosotros ilusión y confianza en el futuro».

«Pertenecer a Europa nos permitió convertirnos en una versión mejor y más segura de nosotros mismos», son otras frases que Bono deja a su paso por Berlín, «como europeo, me siento privilegiado de haber sido testigo del tramo más largo de paz y prosperidad que haya existido en el continente europeo».