Casa donde vivieron Paul Klee y Wasily Kandinsky, dos de los profesores más célebres de la Bauhaus
Casa donde vivieron Paul Klee y Wasily Kandinsky, dos de los profesores más célebres de la Bauhaus - ABC

Bauhaus, cien años a la vanguardia de la arquitectura y el diseño

Arrancan con una exposición en Weimar los actos conmemorativos del centenario de la mítica escuela alemana, fundada por Walter Gropius

Corresponsal en BerlínActualizado:

«Si no te portas bien, irás a parar a la Bauhaus». Así amenazaban a los niños díscolos las aburguesadas madres de Weimar, en los años 20. Nada podía infundir más inquietud en los pequeños que aquellos locos de ropas estrafalarias y trabajos disruptivos, que de la mano de Walter Gropius estaban reinventando el diseño y la arquitectura al tiempo que escandalizaban al rezagado mundo del ayer. Cien años después, 4.000 estudiantes de todo el mundo llegan cada año a la ciudad tratando de seguir sus pasos. Las sedes de la Bauhaus en Weimar y Dessau, Patrimonio de la Humanidad desde 1996, se han convertido en legendarios centros de peregrinación artística «por su carácter de testigos del nacimiento del futuro», en palabras de Annemarie Jaeggi, directora del archivo Bauhaus de Berlín. «Si bien Bauhaus sólo existió durante 14 años, revolucionó a nivel mundial el modo de pensar y crear en cuanto a diseño y arte», sintetiza, en el inicio de un centenario que no estará protagonizado por el recuerdo, sino por la constatación de la relevancia de sus ideas hoy en día.

Bauhaus significa «casa en construcción». Su leit motiv fue desde el comienzo hacer del mundo un lugar más cómodo y amable, usar la máquina como instrumento para embellecer mediante el lazo entre la máquina y el artista, siempre bajo el dominio del ser humano... Sus premisas se basaban en la búsqueda de la funcionalidad a partir del minimalismo y las líneas simples en pos de producir un objeto moderno y de uso cotidiano. El trabajo se desarrollaba en talleres con aprendices, en donde se fusionaron la inspiración del artista con la práctica artesanal y la ingeniería, para luego crear un producto que se pudiese manufacturar y vender en masa. Fue pensada como un todo, adentrándose y relacionando entre sí diferentes áreas como la arquitectura, la fotografía, el teatro, la moda y el mundo editorial. Claramente fue un movimiento que acompañó los avatares y el espíritu de la época: desde la esperanza de una nueva nación hasta la decadencia a manos del nacionalsocialismo.

Edificio principal de la Universidad Bauhaus en Weimar, construido entre 1904 y 1911 y diseñado por Henry van de Velde
Edificio principal de la Universidad Bauhaus en Weimar, construido entre 1904 y 1911 y diseñado por Henry van de Velde - ABC

A partir de este fin de semana revive aquel espíritu a través de un centenar de artistas que rinde homenaje a la Bauhaus con una exposición en Weimar, todos ellos alumnos de arte y diseño de la Universidad Bauhaus de Weimar durante los últimos 25 años y que mostrarán al gran público sus trabajos de forma escalonada en la galería de arte Harry Graf Kessler. Las primeras 14 piezas «adelantan que se trata de una exposición muy diferente y muy juguetona», describe H.P. Grossmann, uno de los organizadores del evento, que lleva por título «Estudio 100 nuestra Bauhaus» y que resucita el original espíritu informal. Arranca así una celebración que será protagonista en 2019 en Alemania y que torna los ojos a unos trabajos que sentaron las bases del mundo material tal y como hoy lo conocemos.

La escuela fue fundada en 1919 por Walter Gropius , que hubo de decidir después por escasez de recursos y persecución la mudanza a Dessau, donde vivió su época de esplendor, y que finalmente se instaló en Berlín. Allí fue cerrada por los nazis en 1933, pero sus arquitectos, pintores y diseñadores son considerados hasta hoy iconos del arte moderno. Lyonel Feininger, Paul Klee, Wassily Kandinsky, Gerhard Marcks o Lázló Moholy-Nagy. La legendaria lámpara de escritorio, la tetera semiesférica y la silla oscilante. Todos ellos son parte del listado de clásicos que ya forman parte tanto de la historia del arte como de nuestra rutina.

Amplia programación

El programa de festejos se extenderá por toda Alemania e incluirá entre 500 y 600 eventos, entre ellos exposiciones, lecturas, presentaciones y debates. Uno de los principales puntos es una «gran gira» de la época moderna que conducirá a los visitantes por una ruta ideada especialmente con este fin y que incluirá cien sitios emblemáticos de la historia de la arquitectura: desde el complejo edilicio Weissenhofsiedlung de Stuttgart, en el estado de Baden-Württemberg y protegido por la Unesco, hasta el complejo residencial Siemens en Berlín. O desde la sala Selva Negra de Karlsruhe hasta el balneario de Warnemünde, sobre el Mar Báltico, pasando por las obras de la mina de carbón Zollverein en Essen hasta el Museo Alemán de la Higiene de Dresde. Las obras de profesores como Walter Gropius, Hannes Meyer o Wassily Kandinsky instauraron el estilo Bauhaus que marcó decisivamente la arquitectura delsiglo XX. A la lista de lugares Patrimonio Mundial se han añadido la Confederación de Sindicatos Alemanes (ADGB) de Bernau, cerca de Berlín, y cinco edificios de pisos con galerías situados en Dessau-Roßlau en julio de 2017.

Algunos de los edificios que albergaron la Bauhaus en Dessau, segunda sede de la escuela tras Weimar
Algunos de los edificios que albergaron la Bauhaus en Dessau, segunda sede de la escuela tras Weimar

Las tres instituciones Bauhaus (Fundación Clásica Weimar, la Fundación Bauhaus de Dessau y el Archivo Bauhaus de Berlín) presentarán exposiciones sobre el legado de sus antecesores en 6.500 metros cuadrados adicionales y con tesoros de colección nunca mostrados hasta el momento, adelanta Christian Bodach, director de la oficina de Weimar de la asociación de sitios Bauhaus. Selectos artistas internacionales presentarán entre el 16 y el 24 de enero sus visiones para el siglo XXI ante el presidente de Alemania, Frank-Walter Steienmeier, y ya está en marcha el proyecto «bauhaus imaginista», que reúne a investigadores y artistas en cooperación con el Instituto Goethe y renombrados museos de Japón, China, Rusia y Brasil en la búsqueda de lazos globales de la escuela Bauhaus en todo el mundo. India, Estados Unidos, Marruecos y Nigeria también participan en este proyecto. Los resultados serán presentados en 2019 en una gran exposición conjunta en la Casa de las Culturas del Mundo de Berlín, que cierra con la celebración de este centenario un círculo creativo interrumpido solamente por los negros años nazis de Alemania.