Burt Bacharach en una imagen de los años sesenta. ABC

Bacharach, Stockhausen y Moog, premios Polar de Música 2001

Uno de los compositores norteamericanos de más fama, el legendario Burt Bacharach, de 71 años, fue galardonado ayer en Estocolmo con el premio Polar de Música 2001, junto al padre de la música electrónica Karlheinz Stockhausen y Robert Moog, creador del sintetizador Moog. Los tres premiados recibirán cada uno un millón de coronas, alrededor de 200 millones de pesetas.

ESTOCOLMO. Carmen Villar Mir, corresponsal
Actualizado:

El comunicado oficial de la Real Academia de Música subraya que el premio Polar recae este año en «tres de los más importantes artiquectos de música de nuestro tiempo».

Ídolo de tres generaciones, ganador de varios Oscar por su música para el cine, pianista y compositor, Burt Bacharach es el más conocido de los tres premiados y gran candidato al galardón desde hace años. Recibe el premio por su «indiscutible sensibilidad y su creación de melodías tan personales como inolvidables». Considerado como uno de los personajes más «clásicos» de la música popular de nuestro tiempo, fue creador de canciones de tanto éxito como «Camino de San José» y «Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza» (de la película «Dos hombres y un destino»). Se dio a conocer a principios de la década de los cincuenta como director de orquesta y compositor de las canciones interpretadas por la actríz alemana Marlene Dietrich (de quien se dice estaba enamoradísimo). Vivió su época de oro durante los años sesenta cuando compuso varios temas para la cantant Dionne Warwick. Durante los años 70 y 80, víctima de una depresión, dejó su fulgurante carrera para renacer brillantemente en los 80 con temas como «Pintado desde la memoria», que compuso para Elvis Costello. Sus melodías y su estilo siguen vigentes así como su influencia en las nuevas generaciones

MÚSICA CONCRETA

Karlheinz Stockhausen, teórico y músico, figura central en la Escuela Darmstads, nació en 1928. Empezó su carrera en la década de los 50 con Pierre Boulez. Con sus composiciones electrónicas inspiró a gigantes del espectáculo como Paul Mac Cartney (Premio Polar en 1992) y Kraftvwerk. Tras sus primeros contactos con la música concreta y convirtiéndose en maestro de la mísma, ha dedicado los últimos años a la ópera y a la música electrónica pura. Una de sus obras más reprsentada últimamente es el oratorio «Lincht», composicion en la que se incluyen los siete días de la semana.

Robert A. Moogg, construyó el prímer «synter» compacto, de tamaño manejable y práctico, que tuvo gran aceptación en la década de los sesenta. Famoso también por su música clásica, la concesión ha sido recibida con agrado en los círculos culturales de Estocolmo.

Con motivo del X aniversario del Premio Polar de Música son tres, y no dos, según indican los estatutos, los galardonados con el mísmo. El Polar, calificado popularmente como «el Nobel de la Música», fue creado en 1989 por Stig Andersson, un humilde maestro de escuela que decidió dejar los libros para dedicarse de pleno a su aficción favorita, la música. El ya fallecido y popular «Stik-kan» descubrió y lanzó al grupo ABBA con el que consiguió exitos internacionales y una enorme fortuna.

La ceremonia de entrega de los galardones, que tendrá lugar el próximo 14 de mayo en el Bergwaldhallen, estará presidida por los reyes de Suecia y la princesa heredera del trono, Victoria. Los tres galardonados recibirán ese día un diploma y un discreto cheque de manos de Carlos XVI Gustavo.