Antonio Fraguas Forges
Antonio Fraguas Forges

Los autores celebran el anuncio de que pueden cobrar derechos y pensión, aunque lamentan que para algunos llega tarde

Forges fue uno de los rostros más populares detrás de la lucha de la plataforma «Seguir creando»

Actualizado:

Casi cuatro años después de que tuvieran que renunciar al subsidio por cobrar derechos de autor, o pagar una multa, los autores jubilados españoles ven hoy cómo sus páginas se podrán seguir llenando de palabras gracias al anuncio de compatibilidad de esos ingresos con su pensión, sin miedo a perder sus propiedades, la salud o incluso la vida.

Hoy es un gran día para Javier Reverte, Antonio Colinas o Manuel Rico, pero también es un gran día para acordarse de otro de los autores que creó la plataforma «Seguir Creando» -nacida para luchar por la modificación del artículo 165 de la Ley de Régimen de la Seguridad Social- el humorista gráfico Antonio Fraguas, 'Forges'.

Porque él fue una de las voces que gritó con más fuerza contra este artículo que, con Fátima Báñez al frente del Ministerio de Trabajo, encendió en 2015 la mecha del peor de todos los males que cualquier escritor jubilado podía pensar: renunciar a su pensión para poder seguir trabajando o pagar una multa.

Un «laberinto kafkiano», según calificó el entonces diputado socialista José Andrés Torres Mora, en el que Forges se vio enredado y del que hoy se ha liberado, poco más de un año después de su fallecimiento.

Por eso hoy, con la aprobación de esta medida que compatibiliza el cobro de la pensión con el cobro de los derechos de autor, incluida en el Real decreto-ley de medidas sobre creación artística y cinematográfica- hay que acordarse del padre de Blasillo, Mariano y Concha, Cosma y Blasa o Borja, porque se murió el año pasado y no ha podido celebrar con su familia y amigos la victoria de esta batalla tan amarga.

«Me encuentro en una situación de película», lamentaba a Efe Forges en 2017 en un acto de la plataforma «Seguir Creando» en el que contó que a sus 75 años había tenido que devolver a Hacienda los cuatro últimos años de pensión, una cantidad que rondaba los 160.000 euros.

Pero además, también dejó de percibir la pensión «generada» como trabajador técnico de TVE.

«¡Y no pasa nada!», criticó Forges cuando su situación no estaba arreglada y él veía una sencilla solución: suspender esa actuación administrativa. «Yo acuso al gobierno del PP de que se dedica a robar a determinadas personas, casualmente, y a otras no», añadía a su denuncia.

Palabras estas que decía al tiempo que la sonrisa desaparecía de su cara, porque su situación, asumida por su familia tras el fallecimiento, no acababa de ver la luz al final del túnel.

No la veía pese a que en vida sí que pudo asistir a la unión entre PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos para sacar adelante el Estatuto del Artista, el documento marco del que ha bebido el Real Decreto, que recoge un 40% de las 75 medidas que de este informe elaborado en la Comisión de Cultura del Congreso.

Una unión esta que el humorista madrileño (1942) valoró, aunque siguió siendo el azote del Gobierno de Rajoy hasta el punto de pedir el apoyo de sus compañeros para denunciar en el Tribunal de Estrasburgo la actitud del ejecutivo, «porque hay mala fe y eso va en contra de los Derechos Humanos».

Ahora todo ha vuelto a la normalidad, si es que esta existe, para un humorista gráfico que hizo del surrealismo su bandera.