Barenboim y Sonsoles Espinosa, ayer en Sevilla EDUARDO ABAD

Andalucía pedirá patrocinio privado para la Fundación Barenboim

P. G./
Actualizado:

La localidad sevillana de Pilas acogió ayer la constitución de la Fundación Barenboim-Said en un acto presidido por el titular de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y el músico Daniel Barenboim, cofundador junto al desaparecido Edward Said del taller del West Eastern Divan, que se viene desarrollando por tercer año en este municipio. El acontecimiento estuvo arropado por la presencia de algunos de sus principales patronos, como la esposa del presidente del Gobierno, Sonsoles Espinosa, a la que acompañaron, entre otros, la viuda de Said, Mariam, y la consejera de Cultura, Rosa Torres.

Al término del acto, el director general de Fomento y Promoción Cultural de la Junta, Alberto Bandrés, indicó que el «plan» previsto no es que la Administración autonómica asuma el presupuesto completo de gastos, que se calcula en tres millones de euros, sino que éste se financie «con patrocinadores privados y la Junta aporte lo que falte para cubrir ese presupuesto». Bandrés puntualizó que únicamente en el caso de que no se lograran captar patrocinadores sería la Junta la que tendría que poner el dinero, «pero es que no contemplamos esa posibilidad, sino que, como mínimo, vamos a ir al 50% de financiación». En este sentido, aludió al interés que puede suscitar el proyecto, de tal manera que «Barenboim piensa que vamos a conseguir aportaciones de todo el mundo. Según el maestro, en Estados Unidos hay gente dispuesta a ser patrocinadores privados, incluso se ha contemplado la posibilidad de que llegase el momento en que el patrocinio privado superase al público y habría que modificar algunas cosas del estatuto».

Lo cierto es que la Fundación ha arrancado con una aportación inicial de 30.000 euros, que sí sufraga la Junta, y que, hoy por hoy, «la aportación privada es cero», según reconoció Bandrés, quien explicó que la prioridad era constituir la entidad «para comenzar a hablar con otras instituciones públicas y privadas». Una vez constituida la Fundación, el Patronato habrá de reunirse próximamente, tal vez en septiembre, y dar curso al nombramiento de un gerente e iniciar la ronda de posibles contactos. «La peor noticia sería no sólo que no se consiguieran aportaciones privadas, sino que en lugar de tres millones se gastaran cinco».

Por lo que respecta a los patronos, Bandrés precisó que «vienen de la mano de Baremboim desde el principio», en referencia, sobre todo, a Felipe González y a Sonsoles Espinosa. Estos cargos tienen un carácter simbólico y no percibirán remuneraciones.

Durante el acto, la viuda de Said manifestó que su marido creyó que este proyecto era «lo más importante que había hecho en su vida» y consideró que suponía el «principio del proceso para romper el muro de separación entre nuestros pueblos». Barenboim abundó en esta idea y en la apuesta de la Junta al dar acogida al proyecto, que pretende servir de puente entre jóvenes árabes, israelíes y andaluces. El director de orquesta indicó que «los destinos del pueblo israelí y palestino están inexorablemente unidos».

Por su parte, el presidente de la Plataforma Cultural Andaluza, Juan Ruesga, consideró ayer «desproporcionado» el presupuesto destinado a la Fundación, cuando otras inversiones de la Junta, como la destinada al festival de guitarra de Córdoba, el más importante de Europa, no superan los 60.000 euros.