Algunos bares de Extremadura vetan la música de los afiliados a la SGAE

Han presentado un burofax exigiendo la lista de socios que componen la entidad, y advirtiendo que sus inspectores podrían estar cometiendo una falta administrativa grave en sus actuaciones en los locales

L. E. | BADAJOZ
Actualizado:

Los hosteleros de Montijo, una localidad de Extremadura, ya no pondrán a Ramoncín ni a ningún cantante afiliado a la SGAE como música de fondo en sus establecimientos. Según informa el diario extremeño «Hoy» en su edición digital, la Asociación de Empresarios de esta localidad ha iniciado un proceso legal contra la Sociedad General de Autores con el envío de una carta burofax exigiendo la lista de socios que la componen, y advirtiendo de forma explícita que sus inspectores podrían estar cometiendo una falta administrativa grave en sus actuaciones en los locales de hostelería y comercio.

La lista de los cantantes asociados se hará llegar a los empresarios de la localidad para que sepan por cuáles tendrán que pagar. «Es una medida restrictiva, que evidentemente dañará los intereses de los autores afiliados a la SGAE, pero a la que no nos ha quedado más remedio que recurrir por la voracidad recaudatoria de esta asociación que, incluso en tiempos de crisis, se permite gravar nuestros negocios con un impuesto de dudosa legitimidad», explica la Asociación de Empresarios de Montijo y Comarca al diario extremeño.«Siendo honestos, somos los hosteleros y comerciantes los que deberíamos cobrarles un canon a los artistas», aseguran.

Plataforma de promoción

Los empresarios montijanos también advierten a la Sociedad General de Autores que sus inspectores «deben identificarse como tal», facilitando nombre, apellidos y DNI, la relación laboral que les une con la SGAE y el método a utilizar para la inspección, recordándoles explícitamente que grabar sonido e imagen en lugares públicos, sin el consentimiento de las personas afectadas, es constitutivo de delito, según aclaran en el burofax enviado.

Los bares y establecimientos de Montijo reclaman además a la Sociedad de Autores que no los considere «un gremio que se aprovecha de las obras de sus afiliados» para hacer negocio, sino plataformas de promoción para estos cantantes.

El proceso iniciado con este burofax llegará a los tribunales, advierten los empresarios, «en caso de que los intereses de nuestros socios sigan viéndose comprometidos».

Por su parte, la entidad de gestión remitió ayer un comunicado a ABC en el que informan de que en su página web se puede consultar el repertorio que gestiona, e indica además que «nadie está obligado a usar obras que pertenezcan a la SGAE. Sólo cuando se usa una obra administrativa por nuestra entidad, es cuando se requiere una autorización por parte de los titulares», subrayan.