Ainhoa Arteta: «Mi pasión por ayudar a los niños va más allá de la que siento por la lírica»

Resplandeciente, llegaba ayer al Auditorio Federico García Lorca de Getafe, Ainhoa Arteta, que hoy ofrecerá un recital a beneficio de Unicef. La soprano vasca confesaba ayer su pasión por ayudar a los niños y a los necesitados a través de su voz, una pasión que «va más allá incluso que la que siento por la lírica», según Arteta. Acompañada al piano por Alejandro Zabala, la soprano interpretará obras de Liszt, Fauré, García Abril, Rodrigo y Falla.

MADRID. Susana Gaviña
Actualizado:

Directamente desde Nueva York, donde reside, llegó ayer a Madrid la soprano Ainhoa Arteta que hoy ofrecerá un recital, patrocinado por Bodybell, cuya recaudación irá destinada a ayudar contra la lucha de la «polio», una enfermedad que sigue afectando a millones de niños.

La soprano explicaba a ABC que este recital, a beneficio de Unicef, no era un hecho aislado en su vida. «Es una cruzada que tengo con muchas organizaciones para ayudar a las causas que más necesitan en el mundo. Ésa es una de las cosas que más me preocupan en mi vida personal. Si con lo único que sé hacer con mi voz, y creo que bien —bromea—, es cantar, entonces colaboro a todas estas causas con ella. Todos los años hablo con mi agente sobre el número de conciertos de este tipo que me puedo permitir y los realizo.

—El repertorio que interpretará es bastante nuevo para usted.

—Sí, lo canté recientemente en el Palau de la Música de Barcelona, con mucho éxito. Es un recital complicado. Incluye a Falla, a Rodrigo, a Antón García Abril...,, que es uno de los compositores españoles que más me llenan y con el que me encuentro muy cómoda a la hora de interpretar sus obras. Incluye también lo «Sonetos de Petrarca» de Liszt, que son tres obras muy difíciles y que he estado preparando durante muchos meses.

—Tiene previsto grabar varios discos monográficos de compositores españoles como García Abril, Granadosj, Falla..., ¿se está especializando en este repertorio?

—Tengo mucho repertorio español ya preparado y cantando que he trabajado durante los últimos diez años junto a Alejandro Zabala, y que ahora tiene que salir. Parece que hay varias casas discográficas interesadas por esto.

—Su último disco «Recital» le ha valido el premio de «Mejor artista de Música Clásica», en los V premios de la Música.

—Ha sido una auténtica sopresa. Me llena de una gran satisfacción pero siempre he pensado que estos premios van destinados a gente que tienen una larga trayectoria como Plácido Domingo o Jordi Savall.

—¿Cuáles son sus próximos proyectos?

—La próxima temporada debutaré en la Ópera de La Bastilla de París y en el Covent Garden de Londres, con «La Bohème»; y debutaré el papel de Fiordiligi, de «Così fan Tutte» de Mozart, en la de Washington.

—Parece que, por fin, alcanza esos grandes templos líricos internacionales a los que aspira.

—Me siento feliz pero creo que es una etapa en la vida que cuando la sueñas le das más importancia, pero cuando te llega lo relativizas. Son teatros importantes en mi vida pero más importante es que tu trabajo cotidiano sea coherente y bueno. Que luego salga en Getafe o Covent Garden, eso es otra historia. Lo más importante es el trabajo diario y ser fiel a tus principios.

—En Houston estrenará «Florencia en el Amazonas», de Catan.

—No. He cancelado porque era demasiado fuerte para mí. Cuando ves una partitura —y esta tenía una orquestación muy densa— que no te va lo mejor es salirte, antes de perjudicarte la voz, y ser honesto.

—¿Qué otros personajes está preparando?

—«Les mamelles de Tirésias», de Poulenc, que en el 2002 estrenaré en el Met, dirigida por James Levine.

—Después de cantar en Londres y París, ¿cree que habrá más sensibilidad en algunos teatros españoles hacia su trabajo?

—No lo sé. Tampoco me preocupa. Creo que hay suficiente sensibilidad en España. Aquí trabajo muchísimo, tengo muchos conciertos y recitales. Que el Teatro Real esté más reticente es normal. No en todas las casas de ópera gustas. No me obsesiono. La carrera es muy larga.