POOL  Don Juan Carlos conversa con el escritor Mario Vargas Llosa

El Rey afirma que «la lengua española es un vehículo privilegiado de entendimiento»

Los Reyes y la Infanta Doña Elena, acompañados por el presidente del Gobierno, presidieron la reunión anual del Patronato del Instituto Cervantes

Actualizado:

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS

ALCALÁ DE HENARES. «Las lenguas tienen que aspirar, hoy como siempre, a favorecer la convivencia, el conocimiento y la relación entre los seres humanos». Con estas palabras terminó ayer Su Majestad el Rey su intervención ante el Patronato del Instituto Cervantes, que celebraba su reunión anual en Alcalá de Henares, y a la que acudió acompañado por la Reina y la Infanta Doña Elena.

Don Juan Carlos celebró con «satisfacción» la «magnífica labor» realizada por el Instituto Cervantes en sus catorce años de vida, pero animó a fijar nuevas metas: «Tenemos que conseguir que el siglo XXI sea el siglo de la difusión del español en el mundo», afirmó ante los miembros del Patronato, entre ellos, los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Educación, María Jesús Sansegundo, así como los premios Cervantes Mario Vargas Llosa Y Francisco Ayala.

Después, durante el brindis previo al almuerzo -al que se sumaron los embajadores iberoamericanos-, Don Juan Carlos añadió: «La lengua española es patrimonio de los países que la compartimos, un vehículo privilegiado de entendimiento y cooperación cultural en plena expansión». Este año, en el que se cumplen 400 de la publicación de la primera edición del Quijote, recordó el Jefe del Estado, constituye «una ocasión propicia para interiorizar aún más la importancia de nuestra lengua y para promoverla en el mundo».

«Bandera de la concordia»

Al español como vehículo de convivencia también se refirió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien a su llegada al antiguo Hospital Santa María la Rica, donde se celebraba la reunión, recibió algunas pitadas e insultos por parte del público. «El español, pero también las otras lenguas de España -dijo-, enarbolarán la bandera de la concordia, de la modernidad y del encuentro amable y fecundo entre pueblos distintos».

Zapatero, que calificó a los libros de «poderoso antídoto contra toda intolerancia» por aquello de que nos permiten ponernos en el lugar del otro, quiso terminar sus palabras con un «vale», como acaba el Quijote.

Tanto el Rey como el presidente del Gobierno se refirieron también a la necesidad de establecer un sistema de certificación común de los exámenes de español. Un sistema que, según Zapatero, «evitará que surjan en otros países diplomas alternativos a los actuales Dele» (Diploma de español como lengua extranjera). Esta cuestión la abordarán a finales de mes los rectores de más de sesenta universidades españolas e hispanoamericanas en una reunión en Salamanca.

Además, Don Juan Carlos y el jefe del Ejecutivo destacaron la importancia del español como «recurso económico de primer orden» y fuente de riqueza. Un recurso que, según Rodríguez Zapatero, supone el 15 por ciento del PIB de España. Precisamente, el Instituto Cervantes prepara una campaña para desarrollar el turismo lingüístico, ya que, según explicó en la reunión el director de esta institución, César Antonio Molina, «en estos momentos vienen menos de 200.000 personas al año para estudiar español en España» y «debería alcanzarse al menos un millón de visitantes».

«La industria más limpia»

Según César Antonio Molina, el Instituto Cervantes quiere impulsar el turismo idiomático, que es «la industria más limpia, no contaminante y próspera de los próximos años y que generará varios miles de puestos de trabajo».

Como en la reunión anual se trataba también de hacer balance, el director del Instituto Cervantes enumeró los siguientos datos: este año las matrículas han superado la cifra de cien mil por primera vez en la historia, lo que supone un 12 por ciento más. El Instituto ya está presente en 56 ciudades de 37 países. Alemania y Reino Unido son los países donde más crece la demanda de español. Hay 16.000 matriculados en el curso de español por Internet. Cada día acuden 2.500 lectores a las bibliotecas del Instituto Cervantes, que atesoran 765.000 volúmenes. Además, cuando termine el año se habrán celebrado más de dos mil actos relacionados con el cuarto centenario del Quijote, entre ellos la publicación del libro «Don Quijote alrededor del mundo», que llegará a las librerías las próximas semanas.

Y como el próximo curso el Instituto celebrará los quince años de su creación, también se habló de los proyectos para conmemorar esa fecha, que coincide con la mayor expansión que ha conocido el español. Para la próxima primavera está prevista la inauguración del nuevo centro de Pekín, que reunirá dos exposiciones, una dedicada a Picasso y otra en la que los 15 mejores museos de España aportarán una de sus obras.

Difundir las lenguas cooficiales

El próximo año también se dará prioridad al L aniversario de la concesión del premio Nobel a Juan Ramón Jiménez, al centenario de Francisco Ayala, a los setenta años de la Guerra Civil y a la figura de Santiago Ramón y Cajal, y se dedicarán numerosos programas a fomentar el conocimiento de las lenguas cooficiales españolas. Todo ello, con un presupuesto de 68,6 millones de euros.