Lista de asesinados en las purgas estalinistas, en la ciudad de Bútovo
Lista de asesinados en las purgas estalinistas, en la ciudad de Bútovo - efe

Inician la construcción de un monumento a las víctimas de las purgas de Stalin

La primera piedra ha sido puesta en la Bútovo, ciudad a las afueras de Moscú, donde perecieron 20.000 almas

Actualizado:

La primera piedra del monumento en memoria de los represaliados en las purgas estalinistas de 1937 y 1938 ha sido puesta en Bútovo, localidad situada a las afueras de Moscú y donde fueron ejecutadas más de 20.000 personas.

«El jardín de la memoria», nombre del monumento conmemorativo, consistirá en dos hileras de losas de piedra donde se grabarán los nombres de los 20.760 ejecutados por el NKVD, la policía política estalinista precursora del KGB. También se instalará una campana del recuerdo, que se sumará a la enorme cruz de madera erigida y consagrada en 2007, ya que muchos de los enterrados en esa localidad fueron fusilados por sus creencias religiosas.

Según los organizadores del acto, al que asistieron familiares, autoridades, activistas de derechos humanos y diplomáticos, el lugar de emplazamiento de la campana será un lugar de silencio y reflexión sobre las tragedias del siglo XX. «El 8 de agosto de 1937 en este mismo lugar fue perpetrado el primer fusilamiento masivo. Fueron ejecutadas 91 personas», dijo Ígor Garkavi, director del memorial que existe en Bútovo, según medios locales.

Recordó que los represaliados se vieron privados de juicio y de entierro, por lo que el monumento les rendirá una merecida memoria, como habían solicitado sus familiares desde la desintegración soviética en 1991. Por su parte, representantes de la Iglesia Ortodoxa Rusa instaron a los presentes a recordar a todos los represaliados, independientemente de su procedencia y de la religión que profesaran.

Los historiadores lograron identificar a 20.760 personas fusiladas en Bútuvo durante la Gran Purga, incluidos un millar de sacerdotes y creyentes que fueron ejecutados por no haber renunciado a la religión. Según la prensa local, 323 de esos mártires fueron canonizados por la Iglesia.

En 2007 durante una visita a Bútovo, antiguo polígono de tiro, el presidente ruso, Vladímir Putin, se sumó por vez primera a la condena de las represiones políticas soviéticas, cuyas víctimas rondaron los 30 millones de personas.

«La magnitud fue colosal, fueron exterminadas decenas de miles, millones de personas. Por cierto, sobre todo, gente con ideas propias, aquellos que no temían expresarlas en público», aseguró.

Además de los purgados entre 1937 y 1938, Putin recordó «los fusilamientos de civiles durante la Guerra Civil» y «el exterminio de estamentos enteros, como el clero, el campesinado y los cosacos».

Tras la caída de la URSS, las autoridades rusas rehabilitaron a más de medio millón de personas, entre ellas, el Patriarca de la Iglesia ortodoxa, Tíjon, el bailarín Rudolf Nureyév y el científico Timoféyev. La represión política fue especialmente terrible durante el mandato de Stalin (1922-1953), aunque no se interrumpió a su muerte pese a la amnistía general decretada por el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).