Desfile de La Nueve» el 26 de agosto de 1944 en París
Desfile de La Nueve» el 26 de agosto de 1944 en París

París reconoce el papel de republicanos españoles en la liberación de Francia

Rinden homenaje a «La Nueve», la primera compañía militar que entró en la ciudad ocupada y de la que formaron parte 148 combatientes

Actualizado:

El Gobierno francés quiso reparar hoy el «olvido» que en las crónicas históricas oficiales habían sufrido los republicanos españoles que participaron en la liberación de Francia de los nazis. Especialmente a los integrantes de «La Nueve», la primera compañía militar que entró en el París ocupado.

[Cuando los españoles liberaron París]

El encargado de hacerlo fue el secretario de Estado de los Antiguos Combatientes y de la Memoria, Kader Arif, que justificó este gesto porque «un país se engrandece cuando no olvida memoria olvidada». Precisamente el 25 de agosto se cumplen 70 años de la llegada de «La Nueve» a París, horas antes de que lo hiciera el resto de tropas francesas, informa Efe.

«Francia manifiesta hoy su reconocimiento a todos los actores de esta liberación (...), también a los republicanos españoles a los que la historia ha olvidado tanto tiempo», subrayó Arif en un discurso. Recordó que los combatientes de «La Nueve» fueron enviados por el general Leclerc como avanzadilla para introducirse en la ciudad todavía en manos de los nazis, aunque una insurrección de la resistencia interior se había iniciado una semana antes.

Francia «no se liberó a sí misma»

«Esos franceses libres, eran españoles», ironizó el secretario de Estado, que rindió homenaje a esos hombres «dispuestos a dar su vida por otros lejos de sus casas para combatir el fascismo, el odio, el nazismo. Esa lucha la llevaron a cabo con orgullo, con valor, en todas partes, hasta París».

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, hija de republicanos españoles lideró el homenaje«Los soldados de 'La Nueve' recorrieron un camino de libertad que habían comenzado a trazar en España», señaló Arif, que habló después de la alcaldesa de París, la franco-española Anne Hidalgo, hija de republicanos emigrados a Francia. «Estoy muy orgullosa de que finalmente se haya podido reconocer el papel que tuvieron» estos militares que ocuparon ese 24 de agosto de 1944 el Ayuntamiento, que fue el primer edificio liberado por las tropas. Hidalgo indicó que los habitantes de la capital «esperaban encontrarse a estadounidenses» a bordo de los blindados, y dieron con estos republicanos y anarquistas que hablaban español.

La alcaldesa socialista lamentó que hasta ahora se hubiera obviado que eran españoles, algo que atribuyó a que «hubo que pasar por una crónica de Francia que se liberaba por sí misma», según la estrategia del gran símbolo de la lucha contra la ocupación, el general Charles de Gaulle, para ocultar la dimensión de la colaboración.

No continuaron por España

También insistió en que al término de la Guerra Mundial en Francia y en Europa «nadie» acudió en ayuda de esos combatientes republicanos españoles. Un soldados que se habían alistado pensando que el paso siguiente era continuar en España «para que la dictadura de Franco no durara 40 años».

De los 148 combatientes apenas 16 pudieron sobrevivirEl responsable francés de la Memoria hizo notar que de los 148 militares que conformaban «La Nueve», al final de la guerra «no quedaban más que 16, una cifra que habla por sí misma y que nos dice cuál fue su sacrificio». Entre los protagonistas de la entrada en París, además de uno de los blindados utilizados –y que habían bautizado «Guadalajara»– estuvo presente uno de los dos únicos supervivientes, Rafael Gómez, de 93 años, que por boca de su hijo, Jean-Paul, dijo que «no se imaginaba tanto amor y compasión por 'La Nueve'».

En nombre de los que ya no están, este anciano lúcido y emocionado –que salió de España como soldado de la Quinta del Biberón a los 17 años en 1939 y que lleva más de seis décadas viviendo cerca de Estrasburgo– afirmó que «si hubiera que volverlo a hacer, todos habríamos dicho: ¡adelante!». El acto oficial finalizó con la colocación por parte de las autoridades –bajo una bandera francesa y otra republicana española–, de coronas de flores junto a una placa que recuerda el paso de «La Nueve».