Cuadro de la derrota de la Armada Invencible, por Loutherbourg (1796)
Cuadro de la derrota de la Armada Invencible, por Loutherbourg (1796)

Día 8 de agosto: El comienzo del fin de la Armada Invencible

Fue en este día de 1588 cuando el intento de invasión de Inglaterra por parte de Felipe II recibió su gran golpe en contra

j. s. c.
Actualizado:

Muchas son las fechas que han llenado de gloria y éxito la Historia de España pero también hay otras que, por albergar recuerdos no tan celebrados, pasan de puntillas por el calendario. Una de esas efemérides negra es el 8 de agosto, dia en el que se culminó el desastre de la «Armada Invencible» enviada por Felipe II contra Inglaterra.

Según los historiadores, un día como hoy de 1588 supuso el comienzo del fin de esta flota que el monarca español ( conocido como El Prudente) destinó para derrocar a la Reina Isabel I. Fue aquel 8 de agosto cuando tuvo lugar la batalla que decantó de forma definitiva la Empresa de Inglaterra con la que Felipe II pretendía invadir las islas británicas.

Apenas 24 horas antes, un error de cálculo y el pavor generado por un ataque con naves en llamas, descolocó a la flota española. Este detalle puede parecer intrascendente, pero para muchos fue clave en el devenir de la batalla. Por este contratiempo el avance de los navíos se vio ralentizado y no pudieron ocupar a tiempo a una serie de posiciones que ya no alcanzarían nunca.

Los ingleses contaban con más barcos que los españoles, que estaban a las órdenes de Alfonso Pérez de Guzman, VII Duque de Medina Sidonia, solo consiguieron mantenerse relativamente unidos. No disgregándose evitaron una derrota mucho más dolorosa y contundente. Esta refriega se saldó con la pérdida de varios galeones y al menos medio millar de muertos. No fue un balance del todo demoledor –en parte la flota permanecía más o menos intacta–, pero la Armada se había quedado sin víveres, al igual que la flota inglesa.

Cuentan que el Duque ordenó a sus naves reagruparse, que algunos capitanes se negaron a obedecer y que en reprimenda uno de ellos fue ahorcado a la vista de todos. Sin embargo, la respuesta de su segundo comandante, Juan Martínez de Recalde, terminó de abrirle los ojos ante su fracaso.

Fracaso inglés: La Contra Armada

Esta operación fue un golpe en la autoestima de la flota española, que recibió otra especie de «mala señal» al día siguiente: una tempestad estuvo a punto de estrellar parte de los barcos contra la costa norte de Dunkerque (muy cerca de la actual Bélgica). A partir de ese momento, día 9 de agosto, Medina Sidonia comenzó a planear el regreso.

Mucho se ha hablado de esta operación y de las verdaderas magnitudes del «desastre». Aunque todavía los hitoriadores no se ponen de acuerdo, sí se ha demostrado que los ingleses no eran tan fuertes como la Historia los ha recordado, como así se vio al año siguiente, en 1859, cuando se produjo lo que se conoció como «Contra-armada» o Expedición Drake. Aquella maniobra de la flota inglesa quiso ser una exhibición de poderío, alentada por la victoria del año anterior, un ataque de cara a la galería. En el marco de la Guerra anglo-española (que duró de 1585 a 1604), Francis Drake y John Norris mandaron sus barcos al noroeste español, donde fuera derrotados con claridad.