Bajo el influjo de la luna llena
Terraza de Abades Triana, con la sevillana Torre del Oro al fondo
Planes para disfrutar del plenilunio

Bajo el influjo de la luna llena

Conciertos, terrazas, restaurantes, cine de verano... Caiga en el embrujo de esta mágica noche

celia fraile
Actualizado:

Además de las vacaciones, el punto fuerte del estío son sus noches. Las temperaturas nos dan un respiro y la caída del sol dota de una iluminación y una atmósfera muy especiales. Salir a cenar sabe mejor, asistir a conciertos o ir al cine apetece más y los paseos por la playa bajo las estrellas son todo un lujo. El encanto nocturno veraniego llega a su punto álgido durante la luna llena, que llega precisamente mañana. Tome nota de estos planes para rendirse a sus pies.

Con música

Plenilunio en un entorno privilegiado, iluminado por miles de velas y mientras se escucha música clásica en directo. ¿Alguien da más? El encanto del Concierto de las Velas en la villa medieval de Pedraza es difícil de igualar. La clásica cita se repite mañana por la noche. Dirigida por Benjamin Lévy, la Orquesta Clásica Santa Cecilia interpretará música de cine con obras de Beethoven, Brahms, Strauss, Rossini o Bizte y culminará con la «Obertura de 1812» de Tchaikosky. En esta vigésimo tercera edición el escenario cambia, de la Plaza Mayor a la explanada del castillo, del siglo XV, y su imponente torre del homenaje.

Igual de espectaculares resultan los jardines del Real Alcázar de Sevilla, no en vano han sido escogidos por HBO para grabar la última temporada de la serie televisiva «Juego de Tronos». Antes de que comience el rodaje (en octubre) podemos disfrutarlo al máximo al caer el sol con las Noches del Alcázar. Magnolios y limoneros, el suave murmullo de sus fuentes y los gratos aires de jazmín y arrayán se verán coronados mañana por la luz de la luna llena. Y por el cante flamenco de Pedro Heredia «El Granaino» junto al guitarrista Juan Requena.

El Real Alcázar también acoge visitas nocturnas teatralizadas todos los viernes y los sábados hasta septiembre. Durante el itinerario, se suceden una serie de acciones escénicas basadas en las historias ocurridas entre diferentes personajes ilustres vinculados a este espacio.

Al borde del mar

Una instantánea clásica e incombustible de la que no nos cansamos nunca: el reflejo de la luna llena mecido por las olas del mar. Los restaurantes a pie de playa nos ofrecen estas vistas inigualables desde sus privilegiados emplazamientos.

Este año se vuelve a incorporar a la nómina de impresdindibles de la Costa Brava la recién remodelada Taverna del Mar. Situada en plena bahía de S’Agaró, se trata de una perla del Modernismo de los años veinte del año pasado. La cuarta generación de la familia Ensesa toma el mando y pone en la carta la impronta de una cocina sencilla basada en el pescado y el marisco del día y en los productos de la tierra del Empordà. También remodelado y a pleno rendimiento en la bahía de San Pol está el Hostal La Gavina, desde donde es posible observar el plenilunio asomándose al Mediterráneo desde sus numerosas terrazas exteriores o entre sus 2.200 metros de cuidados jardines. Un plus para el que se aloje aquí: su piscina de agua marina al aire libre.

También con vistas al mar se puede cenar en el restaurante Sant Pau, de Carme Ruscalleda; en Barcelona, en Arola, en el hotel Arts o su novísimo Vi Cool de Ibiza; sobre la bahía de Miramar, en Gerona, el restaurante de Paco Pérez; sobre un acantilado que se asoma a una cala salvaje mallorquina, en Bens D’Avall, y al borde del Cantábrico, en Akelarre, de Pedro Subijana.

Gourmet

Dejando las olas a un lado, pero sin renunciar a unas vistas impactantes y a una cena a la luz de las velas tenemos Espacio 33. Emplazado en la planta 33 de una de las cuatro torres capitalinas, se trata del restaurante más alto de España. Espectacular «skyline» madrileño se tiene, asimismo, desde la terraza de El Cielo de Urrechu, situada en una azotea de un centro comercial de Pozuelo de Alarcón. En la misma falda del Tibidabo se encuentra La Venta, que cuenta con un acogedor Mirador y una preciosa panorámica de la Ciudad Condal.

Y, del Palacio de las Artes y las Ciencias de Valencia, la terraza o el gran ventanal del restaurante Vertical. Bajándonos de las alturas, nos quedamos a orillas del río Guadalquivir, con la sevillana Torre del Oro al fondo. Es la privilegiada instantánea de la que se disfruta desde la terraza de Abades Triana.

De cine

Otro placer veraniego, el de ver películas al aire libre se convierte en otro plan perfecto para disfrutar del la luna llena de este fin de semana. En Madrid se celebra Fescinal, en el Parque de la Bombilla, a los estrenos, películas en versión original y coloquios entre directores y actores se une este año las actividades pensadas para los más pequeños las tardes-noches de los jueves-viernes. De carácter «pop up» y al resguardo de un techo de cristal, acaba de arrancar The Cinema, un festival pop-up en Galería de Cristal del Palacio de Cibeles. La programación: películas, restaurante, música, exposiciones y bar de copas. La terraza de verano de Las Rozas Village, un mirador con preciosas vistas a la Sierra, también ofrece este año como novedad el cine de verano. El colofón perfecto a una jornada de «shopping», que se puede enriquecer con platos mediterráneos, cócteles y música en directo.

Tampoco suena mal disfrutar de proyecciones de películas al aire libre en pleno oasis playero, con una toalla o hamaca sobre la arena, y, encima gratis. Este es el plan ideado por Terra i Mar, el Patronato Provincial de Turismo Valencia, para un total de 18 playas de la provincia.

Con niños

Además del cine, las excursiones nocturnas también entusiasman a los más pequeños de la casa y muchos son los centros de ocio dirigidos a ellos que abren sus puertas al caer el sol. Desgranamos algunas buenas opciones. En primer lugar, Bioparc, cuyo habitual recorrido se enriquece con una cena a la luz de las velas y música y danza africanas. En el Zooestrenan un itinerario por el parque en su totalidad, que culmina con una exhibición de delfines. Por último, en Faunia proponen un paseo por el Cañón de los Dinosaurios y un espectáculo de mamíferos marinos.

A caballo

Un apunte más para sacar el máximo jugo a la luz de la luna llena. Una mágica cena y paseo a caballo por la Sierra de Gredos. Esta idílica estampa es la que ha diseñado El Hotelito.