De izquierda a derecha: el Misterio de Elche, un grupo de Castellers y un patio cordobés
De izquierda a derecha: el Misterio de Elche, un grupo de Castellers y un patio cordobés - rafa pérez / reuters / miguel ángel

Las costumbres que han hecho de España una potencia mundial del Patrimonio

Nuestro país es el tercero con más tradiciones reconocidas por la Unesco. El lenguaje de silbidos de la Gomera o los Patios de Córdoba, entre las más llamativas

Actualizado:

Comunicarse a través de silbidos, decorar los patios con coloridas macetas o levantar castillos humanos son algunas de las costumbres más peculiares y reconocibles de la cultura española. Son muy distintas entre sí, y están separadas por varios cientos de kilómetros, pero han hecho de España una de las potencias del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Las Fallas o la Fiesta de Moros y Cristianos han pedido también este reconocimientoEspaña es el tercer país que más turistas recibe y también el tercer país con mayor número de tradiciones reconocidas por la Unesco con la distinción del Patrimonio Cultural Inmaterial. Hoy cuenta con 11 costumbres dentro de este listado, solo por detrás de China y Japón, que cuentan con 38 y 22, respectivamente. En los últimos meses, las Fallas de Valencia, la Fiesta de los Moros y Cristianos o la cerámica de Talavera se han postulado para ser reconocidas por este organismo de las Naciones Unidas. Ahora que se están preparando las candidaturas para el año 2015, conviene repasar las costumbres y señas de identidad que han hecho de España el tercer país con más tradiciones reconocidas.

Incluida oficialmente en el año 2008, La Patum de Berga es una manifestación popular cuyo origen se remonta a las festividades que acompañaban a las procesiones del Corpus Christi en la Edad Media. Representaciones teatrales y desfiles de personajes diversos animan las calles de este municipio catalán situado al norte de Barcelona. La Patum se celebra todos los años durante la semana del Corpus, entre mayo y junio.

También en ese mismo año, el Misterio de Elche entró a formar parte de esa lista, aunque ya estaba en los planes de la Unesco mucho antes. El Misterio de Elche es un drama musical sagrado sobre la muerte, la asunción y la coronación de la Virgen. Se ha representado sin interrupción desde mediados del siglo XV en la Basílica de Santa María y en las calles de la vieja ciudad valenciana. Otra de las tradiciones más llamativas es la de Los tribunales de regantes del Mediterráneo español, unas instituciones jurídicas consuetudinarias (es decir, basadas en la costumbre) para gestionar el agua cuyos orígenes se remontan a la época de Al Ándalus (siglos IX-XIII).

Igualmente curiosa es el lenguaje silbado de la isla de La Gomera (Islas Canarias), denominado silbo gomero, reproduce con silbidos la lengua hablada por los isleños: el español. Transmitido de maestros a discípulos a lo largo de siglos (se enseña en las escuelas desde 1999), es el único lenguaje silbado del mundo plenamente desarrollado y practicado por una comunidad numerosa (más de 22.000 personas), según la Unesco.

El flamenco y los Castells no fueron considerados Patrimonio de la Humanidad hasta 2010En 2010 entraron a formar parte de esta lista,el flamenco, los castells, y el Canto de la Sibila en Mallorca. Las dos primeras son perfectamente conocidas, mientras que la última es un canto que se interpreta la noche del 24 de diciembre en todas las iglesias de la isla de Mallorca. «Lo entonan un muchacho o una muchacha, a quienes acompañan por lo menos dos acólitos (niños o niñas)», explica la Unesco. Durante el canto van recorriendo la iglesia en procesión hasta llegar al coro y, al terminar, el cantante traza una cruz en el aire con la espada.

En octavo lugar, la fiesta de la «Mare de Déu de la Salut» (Nuestra Señora de la Salud) se celebra en el municipio de Algemesí, también en la provincia de Valencia. Los días 7 y 8 de septiembre de cada año, unas 1.400 personas participan en representaciones teatrales, conciertos de música y espectáculos de danza organizados en los cuatro barrios históricos de la localidad: Valencia, La Muntanya, Santa Bárbara y La Capella.

En 2012 consiguieron entrar en este selecto grupo la Fiesta de los Patios de Córdoba, que llevaba tiempo pidiendo este reconocimiento, y una costumbre que España comparte con otros doce países: el «Falconry» (la cetrería). La Unesco reconoció esta actividad de conservación y formación de halcones en España, Emiratos Árabes Unidos, Austria, Bélgica, República Checa, Francia, Hungría, República de Corea, Mongolia, Marruecos, Qatar, Arabia Saudita y Siria.

Las última tradición española que han sido reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad también la compartimos con otras regiones del planeta. No es otra que la Dieta Mediterránea, que apareció (de manera oficial) en esta lista en el año 2013. España comparte este reconocimiento con Chipre, Croacia, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal.