La presencia de España en Roma, en 10 imágenes
La Coumna de Trajano en el foro romano del mismo nombre - AGENCIAS
LAS HUELLAS DE ESPAÑA EN EL MUNDO

La presencia de España en Roma, en 10 imágenes

Nuestro país es el que más huellas ha dejado en la que durante muchos años fue considerada la capital mundo

Actualizado:

Nuestro país es el que más huellas ha dejado en la que durante muchos años fue considerada la capital mundo

123456789101112
  1. Columna de Trajano

    La Coumna de Trajano en el foro romano del mismo nombre
    La Coumna de Trajano en el foro romano del mismo nombre - AGENCIAS

    A cada paso que uno da en Roma se advierte la presencia de España. Sin duda, nuestro país es el que más huellas ha dejado en la que durante muchos años fue considerada la capital del mundo. El observar la profunda marca de España en un periodo de 2.000 años de la historia de Roma, sirve para comprobar también la importante contribución española en la historia de la humanidad.

    En sus inicios contenía una pequeña urna donde estaban las cenizas del emperador TrajanoMarco Ulpio Trajano nació en el año 53 d.C, en la Bética, o Hispania, cerca de la actual Sevilla. Tácito, el gran historiador romano, calificó el reinado de Trajano de “felicidad de los tiempos” y “siglo felicísimo”. Es recordado sobre todo por sus campañas militares. La columna Trajana es un monumento erigido por orden de Trajano para conmemorar sus victorias frente a los dacios (pueblo de Rumanía). Situada en el Foro Trajano, junto a la Plaza Venecia, fue concluida en el año 114. Con una altura de 42 metros, incluyendo pedestal, se compone de 18 bloques de mármol de Carrara, con un diámetro de unos 4 metros. Posee 200 metros de altorrelieves con escenas de las proezas de las batallas.

    Fue también monumento funerario, porque en sus inicios contenía una pequeña urna donde estaban las cenizas del emperador Trajano. Coronaba la columna una estatua del mismo emperador, sustituida en el siglo XVI por orden del papa Sixto V, siendo reemplaza por la actual de San Pedro.

  2. Castell Sant' Angelo

    Castell Sant' Angelo, en la actualidad
    Castell Sant' Angelo, en la actualidad - Jorge Valenzuela

    Fue edificado en el 123 d.C, como mausoleo para el emperador Adriano y su familia. Aunque Publio Elio Adriano nació en Roma en el año 76, su padre, el senador Elio Adriano Afro, nació en la Bética, la misma ciudad en la que naciera Trajano. Los 20 años del imperio de Adriano (117-138) fueron un periodo de paz, porque prefirió consolidar sus confines antes que realizar nuevas conquistas. El Castell Sant' Angelo mantuvo su función originaria como mausoleo hasta el año 403, en que inicia una “segunda vida” en su función de castillo para proteger la ciudad.

    Fue edificado en el 123 d.C, como mausoleo para el emperador Adriano y su familiaSu historia es muy rica y coincide sustancialmente con la de Roma: los cambios, las miserias y las glorias de la antigua Urbe forman parte de la historia de este monumento que desde hace casi 2.000 años se refleja en las aguas del río Tiber, a dos pasos del Vaticano. Su historia es larguísima y variada, con mil metamorfosis. Desde 1367, algunos papas lo adaptan como residencia en la que refugiarse en momentos de peligro.

    Fue también aprovechado, por su estructura sólida y fortificada, para acoger el archivo y los tesoros vaticanos. Sucesivamente, fue adaptado para tribunal y prisión. Hasta el siglo XI el monumento es llamado Adrianeum y también templum Adriani o templum et castelum Adriani. La estatua de un ángel corona el edificio y da nombre a la actual estructura, que acoge al Museo Nacional del Castel Sant' Angelo, el tercero más visitado de Italia, con casi un millón de personas.

  3. Templo de Adriano

    El Templo de Adriano fue construido en 145, en Roma
    El Templo de Adriano fue construido en 145, en Roma - Lalupa

    Fue construido en honor del emperador Adriano, divinizado tras su muerte, por orden de su hijo y sucesor Antonio Pio en el año 145 d.C. , en el centro de una plaza con pórticos. Está situado en la actual plaza de la Pietra, a dos pasos del Panteón.

    De su antigua estructura son hoy visibles once de las originales quince columnas corintias de mármol blanco, que formaban el lado derecho del antiguo edificio, con una altura de 15 metros y con un diámetro de 1,44. El edificio fue comprado en 1873 por la Cámara de comercio y hoy en su magnífica estructura, de gran prestigio, se organizan eventos y manifestaciones.

  4. Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat

    Interior de la iglesia de Santa María de Montserrat de los Españoles
    Interior de la iglesia de Santa María de Montserrat de los Españoles - ABC

    Más conocida como Santa María de Montserrat de los Españoles, desde el año 2003 Título Cardenalicio, es actualmente la iglesia nacional de España en Roma. El edificio actual, situado en via de Monserrato, se terminó en el siglo XVI. Ha sufrido diversas modificaciones, sobre todo en su decoración interior, y conserva numerosas obras de arte. La iglesia nace de la fusión, en 1803, de dos instituciones semejantes fundadas a finales e la Edad Media como centros de acogida para peregrinos españoles, principalmente necesitados y enfermos. Una de ellas, Santiago y San Ildefonso de los Españoles, situada en la plaza Navona; la otra, Santa María de Montserrat. En la primera capilla de la iglesia a la derecha está el mausoleo de los dos papas Borgia, Calixto III (1455-1458) y su sobrino Alejandro VI (1492-5013), los dos únicos papas españoles junto a San Dámaso, también de origen hispano. Debajo de los restos de los Borgia está el cenotafio del rey Alfonso XIII, que murió en el exilio en Roma en 1941, y cuyos restos fueron trasladados en 1980 al Panteón de Reyes del monasterio de El Escorial.

  5. Palacio de España

    Palacio de España, en Roma, a la vez Embajada de España ante la Santa Sede
    Palacio de España, en Roma, a la vez Embajada de España ante la Santa Sede - ÁNGEL GÓMEZ FUENTES

    Situado en la famosa Plaza de España, en el corazón del centro histórico de Roma, alberga la sede de la Embajada de España ante la Santa Sede desde 1647. En 1480 el rey Fernando el Católico nombró el primer embajador ante la Santa Sede, por lo que esta embajada de España es la misión diplomática más antigua del mundo. Durante siglos el palacio fue centro de un mundo fastuoso y de gran boato. Cuando en 1582 hace su entrada en Roma José Enrique de Guzmán, conde duque de olivares, el cortejo que acompaña al nuevo embajador de España lo formaba un centenar de carrozas. Durante los siglos XVII y XVIII el palacio fue escenario de los acontecimientos más brillantes que se celebraban en Roma y la impronta española fue extraordinaria. Una columna con la imagen de la Inmaculada Concepción, inaugurada por el papa Pio IX en 1857, preside la Plaza de España, en recuerdo del dogma de la Inmaculada, defendido y promovido por España durante siglos.

  6. El Tempietto y la Iglesia de San Pietro in Montorio (“San Pedro en el monte de oro»)

    El célebre Tempietto realizado por Bramante, por encargo de los Reyes Católicos
    El célebre Tempietto realizado por Bramante, por encargo de los Reyes Católicos - ABC

    El conjunto patrimonial de San Pietro in Montorio comprende la iglesia, un convento de franciscanos y el conocido Tempietto realizado por Bramante en 1505. Además, en los antiguos claustros del convento está instalada la Academia de España en Roma. Sobre un antiguo monasterio se levantó, entre 1481 y 1500, con el patrocinio de los Reyes Católicos, un nuevo convento y la Iglesia, situados en uno de los ángulos más bellos de Roma, la colina del Gianicolo, denominado desde la antigüedad como Monte Áureo (del que procede el término Montorio), por el tono amarillo de la arena que lo forma. La iglesia, con ricos tesoros de arte, es una de las más solicitadas de Roma para celebración de bodas. Sin duda. La obra más célebre de todo el conjunto monacal es el extraordinario templete del arquitecto Donato Bramante, realizado por encargo de los Reyes Católicos. Esta obra maestra del Renacimiento se erige donde según la tradición San Pedro fue encarcelado y crucificado.

  7. Real Academia de España

    Imagen de la Academia de España, en Roma
    Imagen de la Academia de España, en Roma - ABC

    Roma ha sido a lo largo de los siglos destino tradicional de numerosos artistas españoles, que deseaban perfeccionar su formación acercándose a las fuentes de la antigüedad clásica. Para dar respuesta a esa inquietud de jóvenes pintores, escultores y arquitectos fue fundada en 1873, gracias al empeño personal de Emilio Castelar, la Escuela Española de Bellas Artes, que después se llamaría Academia.

    Se crea para “fomentar el genio nacional”, ofreciendo “a nuestros artistas algún campo de estudio, algún lugar de recogimiento y de ensayo, en la ciudad que será eternamente la metrópoli del arte, en Roma”, según se lee en el decreto fundacional firmado por Nicolás Salmerón, presidente de la Primera República. Entre sus directores figuran Mariano y José Benlliure y Ramón del Valle Inclán. Por ella han pasado numerosos artistas y pintores españoles: Francisco Pradilla, Valentín de Zubiaurre, José Benlliure y Gregorio Prieto, entre otros muchos.

  8. Basílica Santa María la Mayor

    Basílica Santa María la Mayor, en la actualidad
    Basílica Santa María la Mayor, en la actualidad - ABC

    Es el templo más grande e importante de los dedicados al culto mariano en Roma. El 7 de octubre de 1647, el papa Inocencio X, por deseo del rey Felipe IV, creó la Obra Pía de Santa María la Mayor, por la que se asignaba una renta anual al cabildo de la basílica a cambio de honores y oraciones para la Monarquía española. Desde entonces, los reyes de España han sido protocanónigos honorarios de la basílica. Esos vínculos se han mantenido hasta hoy. El 10 de febrero 1977, el rey Juan Carlos aceptó el nombramiento como protocanónigo honorario, pronunciando un discurso ante el cabildo. La gran estatua del rey español Felipe IV (1605-1665) erigida en el pórtico de la basílica romana de Santa María la Mayor, siguiendo un diseño del arquitecto y escultor del Barroco Gian Lorenzo Bernini, es una de las muestras de la especial vinculación de la Corona española con la basílica.

  9. Carlos IV y Alfonso XIII, exiliados en Roma

    Cenotafio del rey Alfonso XII
    Cenotafio del rey Alfonso XII - ÁNGEL GÓMEZ FUENTES

    Once años permaneció exiliado en Bayona el rey Carlos IV (Nápoles 1748 – Roma 1819), quien en 1812 inició su exilio en Roma. Con su mujer, María Luisa de Parma, residiría primero en el magnífico Palazzo Borghese (sede hoy de la Cancillería de la Embajada de España ante el Quirinal) y luego en Verona para, desde 1815, volver a Roma, al palacio Barberini en un primer momento y después junto a la iglesia de S. Alejo, en el Aventino. Ambos morirían en Roma en 1819. También el valido del Rey, y amante de su esposa María Luisa de Parma, Manuel Godoy vivió en Roma muchos años, en el palacete de Villa Mattei o Celimontana, hasta que en 1830 se trasladó a París.

    En Roma nació, el 5 de enero de 1938, don Juan CarlosOtro rey, Alfonso XIII, vivió los últimos años de su vida en Roma, en el Grand Hotel, muy próximo a la plaza de la Esedra (hoy plaza de la República), donde moriría el 28 de febrero de 1941. En Roma se casó su hijo don Juan de Borbón con doña María de las Mercedes en 1935, en la Basílica de Santa María de los Ángeles, situada junto a la misma plaza de la República.

    En Roma nació, el 5 de enero de 1938, don Juan Carlos, siendo bautizado en la capilla que la Orden de Malta tiene en su sede de via Condotti, cerca de la plaza de España, por el cardenal Pacelli, pocos meses antes de convertirse en marzo de 1939 en el papa Pío XII. Don Juan Carlos, que siempre ha sido considerado como de casa en Roma, fue nombrado ciudadano honorario en 1988 y en algunos medios, como hizo el Corriere della Sera, lo han llamado a veces “el Rey de Roma”.

  10. Santos españoles: José de Calasanz, Ignacio de Loyola y José María Escrivá de Balaguer

    Iglesia de San José de Calasanz. Los restos del fundador de los Escolapios se encuentran en una urna bajo el altar
    Iglesia de San José de Calasanz. Los restos del fundador de los Escolapios se encuentran en una urna bajo el altar - ÁNGEL GÓMEZ FUENTES

    Muchos han sido los santos españoles que han vivido y dejado huellas importantes en Roma en diferentes épocas, como San Lorenzo, martirizado en una parrilla en el año 258; o San José de Calasanz, quien fundó la Orden de los Escolapios, dedicándose a los niños pobres y abandonados, creando en 1597 en Roma “la primera escuela popular y gratuita de Europa”. Llamó a su obra las “Escuelas

    Pías”. Está enterrada en la iglesia de San José de Calasanz, donde los Escolapios tienen su sede central, junto a la plaza Navona.

    San Ignacio de Loyola fundó en 1536 la Compañía de Jesús, estableciendo en Roma su sedeSan Ignacio de Loyola fundó en 1536 la Compañía de Jesús, estableciendo en Roma su sede. Creó el Colegio Romano (1551), que después se llamará, como actualmente, Universidad Gregoriana. Murió en 1556 y está sepultado en la iglesia del Gesù, de singular riqueza artística, considerada la iglesia madre de los jesuitas y sede de la compañía. El papa Francisco es el primer pontífice que pertenece a la Compañía de Jesús.

    San José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei se trasladó a Roma en 1946, para favorecer el carácter internacional de su obra. Él solía decir: “Me siento romano porque romano quiere decir universal”. Vivió en la Ciudad Eterna hasta su muerte, en 1975. Está enterrado en la iglesia de Santa María de la Paz, la iglesia prelaticia del Opus Dei. Su obra ha tenido una fuerte expansión apostólica, adquiriendo extraordinaria dimensión internacional y una gran influencia espiritual.

  11. Velázquez, pintor del rey y maestro de la pintura universal

    Retrato de Inocencio X, por Velázquez
    Retrato de Inocencio X, por Velázquez - ABC

    En Roma pintó Velázquez dos grandes cuadros, “Apolo en la fragua de Vulcano” y “La túnica de José”, en un primer viaje de estudios que realizó entre agosto de 1629 y enero de 1631. Vuelve Velázquez a Roma en 1649, enviado por el rey Felipe IV, para comprar obras de arte con las que decorar los palacios reales. Su viaje se alargó durante año y medio, más de lo previsto por el Rey. Velázquez pintó algunas obras extraordinarias, entre ellas dos vistas de la Villa Medicis, consideradas las primeras de estilo impresionista.

    «Demasiado real», cuentan que dijo el pontífice cuando vio el cuadroLos retratos pintados en Roma se consideran los más interesantes de su producción. Entre ellos destaca el que realizó al papa Inocencio X, considerado como una absoluta obra maestra. “Demasiado real”, cuentan que dijo el pontífice cuando vio el cuadro, que hoy se conserva en la Galeria Doria Panphili, en el centro de Roma. Impaciente porque no regresaba, Felipe IV escribió al embajador para que le urgiera a regresar a Madrid.

    Algunos expertos han aludido a que el motivo del retraso pudo estar en que Velázquez tuvo en Roma un hijo con una amante, la cual le habría servido incluso de modelo para su célebre cuadro “La Venus del espejo”, conservada en la National Gallery de Londres.

  12. Alberti, Cervantes o Quevedo

    Alberti, en Roma, en 1969
    Alberti, en Roma, en 1969 - ABC

    Además de Velázquez, la magia de Roma ha ocupado desde siempre un lugar muy singular en la vida de muchos españoles ilustres en el mundo del arte y de las letras, como Alberti, Cervantes o Quevedo.

    Rafael Alberti vivió en Roma durante casi quince años, la última parte de su largo exilio, hasta su regreso a España en el 1977. Tenía casa en el barrio de Trastevere, a unos pasos del Tíber, “el río de tantos misterios”. La ciudad le entusiasmó hasta el punto de dedicarle su famoso libro “Roma, peligro para caminantes”, al que pertenece este soneto: “Vida poética”.