Un vehículo blindado del «Africa Korps» avanza por el desierto líbico
Un vehículo blindado del «Africa Korps» avanza por el desierto líbico
LA LARGA GUERRA DEL SIGLO xx. sEGUNDA GUERRA MUNDIAL (xix)

El «Afrika Korps» rumbo a Suez

El golpe provocado por los británicos con la Operación Compass amenaza con barrer la presencia italiana en el Norte de África. Hitler se ve obligado a acudir en socorro de su aliado. Una unidad blindada será enviada para sostener al «Regio Esercito» en Libia: el «Afrika Korps»

Actualizado:

A pesar de todo, Alemania considerará el frente africano como un teatro secundario. El Führer se involucra sólo para salvar a su aliado italiano de la ruina total. Frente a las poderosas fuerzas que la Wehrmacht pone en juego en otras campañas, el cuerpo enviado a Libia se articula en torno a la 5ª División Ligera (poste-riormente rebautizada como 21ª Panzer), y la 15ª Panzer.

Más tarde, se uniría a ellas la 90ª División Ligera, formada ad hoc con diversas unidades que habían ido llegando poco a poco a Libia. En el momento culminante, las fuerzas alemanas en el Norte de África incluirán también a la 164ª División de Infantería Ligera y la brigada paracaidista Ramcke. Al mando de esta fuerza figurará el general Erwin Rommel, jefe de la guardia personal del Führer durante la campaña de Polonia y que en Francia, al frente de la 7ª División Panzer (la División Fantasma), ha demostrado ser uno de los más hábiles generales del Reich.

Rommel, con sus escasos medios, siempre menores que los recursos británicos, no sólo evitará el colapso italianosino que estabilizará la situación durante casi dos años, en los cuales la iniciativa cambiaría regularmente de bando (el Rigodón del Desierto). Luchando permanentemente en inferioridad de condiciones, el «Afrika Korps» ha pasado a los anales de la historia, imbuido de un misticismo único, como una de las unidades militares más destacadas de todos los tiempos.

Primer éxito

Los primeros efectivos alemanes desembarcan en febrero de 1941 y, tras las escaramuzas iniciales, Rommel llega a la conclusión de que una acción decidida, aun con sus escasas fuerzas, permitirá recuperar lo perdido por los italianos y avanzar hacia Egipto. Aunque las órdenes de Berlín le impiden realizar cualquier acción ofensiva, decide pasar al ataque…

Y en una campaña relámpago, los británicos son expulsados, una tras otra, de todas sus posiciones. En apenas quince días, las vanguardias alemanas llegan a la frontera de Egipto con las fuerzas enemigas totalmente derrotadas. Sin embargo, el puerto de Tobruk resiste a los embates del «Afrika Korps». La posesión de este puerto será un factor crítico en la guerra en el desierto.

Después de una serie de batallas menores por la posesión del Paso del Halfaya, en la frontera entre Libia y Egipto, que finalmente dejan dicha estratégica posición en manos germanas, los británicos lanzan en junio de 1941 una ofensiva con vistas a socorrer la guarnición de Tobruk. La Operación Battlelaxe resultará un fiasco: el dispositivo defensivo en torno a Halfaya y la acción de las fuerzas móviles germanas derrota nuevamente al ejército británico. Tras tres días de combates, el desierto está sembrado con los restos de sus unidades acorazadas.

Tobruk

El siguiente intento se realizará en noviembre. Considerablemente reforzados tanto en tropas como en medios blindados, los británicos pasan otra vez al ataque mediante la Operación Crusader. Son duras semanas de lucha en las que finalmente las fuerzas del VIII Ejército británico prevalecen: Tobruk y su guarnición son liberados.

Es, sin embargo, una victoria amarga, lograda a costa de la virtual destrucción de sus unidades acorazadas. También es una victoria breve: el «Afrika Korps», recuperado de sus pérdidas, se lanza de nuevo a la ofensiva (enero-febrero de 1942) derrotando a las fuerzas enemigas y avanzando otra vez hasta las puertas de Tobruk.

Pero, sobrepasado su apoyo logístico, el avance ha de detenerse. Ambos bandos se reorganizan y el frente queda estabilizado hasta que a finales de mayo Rommel decide, a pesar de continuar en inferioridad en medios y efectivos, pasar a la ofensiva. En la batalla que prosiguió, Gazala-Bir Hakeim, librada entre mayo y junio de 1942, las fuerzas británicas, atrincheradas tras las fortificaciones y campos de minas de la Línea Gazala son totalmente derrotadas y el puerto de Tobruk perdido.

Es la mayor victoria de Rommel y le supone el bastón de mariscal. Con el «Afrika Korps» en vanguardia, las fuerzas del Eje se adentran en Egipto —tras una nueva victoria en Marsa Matruh— amenazando Alejandría y el Canal de Suez. La victoria en África parece al alcance de las tropas germano-italianas. Mussolini ha encargado ya un caballo blanco en preparación de su entrada en El Cairo...