Recreación virtual del futuro CaixaForum Sevilla
Recreación virtual del futuro CaixaForum Sevilla - abc

CaixaForum Sevilla será el tercero más importante de España

Diseñado por Vázquez Consuegra, costará 20 millones de euros y tendrá 7.500 metros cuadrados

Actualizado:

A principios de 2017 abrirá sus puertas CaixaForum Sevilla, que costará unos 20 millones de euros y se ubicará en el Edificio Podium, en la Isla de la Cartuja. El arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra ha realizado el proyecto arquitectónico, que ocupará unos 7.500 metros cuadrados útiles y dispondrá de dos salas de exposiciones de 800 y 400 metros cuadrados cada una, situadas debajo de una plaza cubierta por una gran marquesina. Además, contará con un auditorio con 250 localidades, dos aulas polivalentes o salones multiusos, un bar restaurante y una librería.

Este espacio cultural se convertirá en el tercero en importancia, tras el de Barcelona y Madrid, de los CaixaForum que hay en España. El año pasado todos ellos, incluidos los de Lérida, Gerona, Palma de Mallorca y Zaragoza, recibieron más de 2,5 millones de visitantes.

Por la naturaleza del edificio donde se ubicará el de Sevilla, que se diseñó sin la intención de albergar ningún complejo cultural, la mayoría de sus instalaciones tendrán que hacerse bajo tierra, aprovechando principalmente la zona de aparcamientos, aunque eso no le restará funcionalidad ni calidad, según Vázquez Consuegra, que podrá contar en superficie con apenas el 20 por ciento del total de su espacio disponible.

La Caixa presentó esta semana en el registro del Ayuntamiento de Sevilla la solicitud de licencia del edificio, que tendrá al aluminio como material básico, según explicó ayer en rueda de prensa Vázquez Consuegra, acompañado por el director general de la Fundación La Caixa, Jaime Lanaspa; el director territorial de La Caixa en Andalucía Occidental, Rafael Herrador; y el consejero delegado de Vivienda Asequible de la Obra Social La Caixa, Jaime Cabré.

Vázquez Consuegra agradeció a la entidad el proyecto, «tras la decepción del CaixaForum Atarazanas», y señaló que su principal reto ha sido adecuar un espacio ya existente, porque la estructura construida («que he respetado como si fuera del siglo XIII», dijo) condiciona la distribución y la configuración de los amplios espacios que conformarán este contenedor cultural, que albergará exposiciones de arte contemporáneo, festivales de música y poesía, ciclos de conferencias, jornadas sociales, talleres educativos y familiares, y actividades dirigidas a las personas mayores.