Muere Patrice Chéreau, un gigante de la escena
Chéreau, en un momento del rodaje de la película «Gabrielle» - archivo ABC

Muere Patrice Chéreau, un gigante de la escena

El francés, fallecido a los 68 años, cultivó su talento en el teatro, la ópera y el cine

Actualizado:

Víctima de un cáncer de pulmón, falleció este lunes prematuramente Patrice Chéreau (Lézigné, Maine et Loire, 1944), un monumento del teatro, la ópera y el cine francés. Actor, director, realizador, guionista, «hombre orquesta» de la escena francesa y europea del último medio siglo, Chéreau deja la leyenda de un creador muy fuera de lo común.

Nacido en el seno de una familia de artistas, Chéreau se inició al teatro en su instituto de enseñanza media, el liceo Louis Le Grand parisino. Una institución. Como actor adolescente, comenzó una carrera a paso de carga, tocando todas las «teclas» de las más diversas modalidades de todas las artes escénicas y cinematográficas de nuestro tiempo.

En su liceo, como estudiante, Chéreau ya echó los cimientos de su larga carrera iconoclasta. Actor de montajes estudiantiles, no se contentaba con realizar su trabajo. Proponía alternativas al director, sugería nuevas iluminaciones, creaba nuevos decorados...

Esa condición de «hombre orquesta» marcaría toda su vida artística, excepcional. Una docena de películas. Una veintena de guiones. Más de un centenar de grandes montajes de obras de teatro y óperas, del gran repertorio clásico a las versiones más «subversivas» de los actores nuevos y menos nuevos.

Chéreau comenzó dirigiendo varios teatros de la periferia parisina, antes de comenzar sus primeros viajes a Italia, donde se integró en el legendario Piccolo Teatro de Milán de finales de los años 60 del siglo XX. Shakesperare, Molière y los trágicos griegos alternaban con las vanguardias de la época.

De vuelta a París, Chéreau trabajó en otras clásicas de la más diversa obediencia estética. En el Teatro de la Gaîté monta a Marivaux, un clásico del teatro «ligero». Por las mismas fechas se embarca con Pierre Boulez en el montaje de la «monstruosa» tetralogía wagneriana de los Nibelungos.

De Wagner, Chéreau podía pasar a Alban Berg (Lulu) o Chejov (Tio Vania). Esa vocación clásica, esencial, tenía siempre, en su caso, una dimensión radicalmente contemporánea, muy provocativa, las más de las veces.

Un autor versátil

Chéreau podía adaptar un cuento de Joseph Conrad para mejor hablar de problemas de la actualidad más tormentosa. Y era capaz de alternar entre dos de las tres grandes líneas del teatro contemporáneo. De Bertolt Brecht intentaba adaptar a nuestro tiempo la dimensión «pedagógica»: un teatro altamente político, radical. De Antonin Artaud intentaba adaptar la vocación de un teatro que instalaba la “revolución” en la escena teatral. Chéreau, por el contrario, trabajó muy poco a los grandes maestros del teatro español contemporáneos de la pareja Brecht – Artaud: el Lorca de El Público y el Valle-Inclán de los esperpentos -los «paralelos» españoles de Artaud y Brecht- nunca estuvieron muy presentes en sus investigaciones.

Como director de cine, Chéreau deja un legado complejo, ambicioso, hermético (por momentos), muy alejado de las tendencias impuestas por los industriales y distribuidores.

Como guionista y director de cine, Chéreau intentó dialogar con los más grandes: adaptaciones de fragmentos de Proust, tentativas muy similares a las de Lucino Visconti e Ingmar Bergman. Experiencias visuales y cinematográficas muy emparentadas con la ópera clásica.

Personaje atormentado y complejo, Chéreau dirigió media docena de los grandes teatros de París y la periferia parisina. Siempre dispuesto a «romper» con todo para embarcarse en nuevas aventuras. Ganó casi todos los premios de la profesión y el Estado. Pero, en el fondo, todo eso no le interesaba mucho. Lo esencial era continuar investigando, «remando» a contracorriente de las «nuevas tradiciones mercantilistas».

Con Chéreau desaparece uno de los grandes hombres de teatro de la escena europea del último medio siglo.