Blue Shield pide a Obama que proteja el Patrimonio Cultural de Siria
La Mezquita de Alepo, Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más castigados por la guerra - abc

Blue Shield pide a Obama que proteja el Patrimonio Cultural de Siria

Varios actores internacionales han escrito una carta al presidente de Estados Unidos instándole a que preserve los sitios arqueológicos del país

abc.es
Actualizado:

Preocupados por un posible ataque contra Siria, varias organizaciones encargadas de preservar el patrimonio cultural, con Blue Shielda la cabeza, están instando al presidente Barack Obama para que, antes de tomar una acción militar, asegure la protección de los sitios arqueológicos del país, uno de los más antiguas de la tierra.

Según cuenta The New York Times, el Comité Blue Shield de Estados Unidos junto con otros grupos culturales de gran importancia, escribieron una carta a Obama, pidiéndole que exija a las agencias federales a «llegar a acuerdos con los aliados y las fuerzas rebeldes» para salvaguardar dichos sitios. El Patrimonio Cultural de Siria cuenta tanto como con reliquias que se remontan 6000 A.C, así como con ruinas de viviendas romanas, griegas, hititas, babilonias y bizantinas.

«Siria es también el hogar de numerosos lugares sagrados, que junto a las estructuras medievales y otomanas componen parte del paisaje», dijeron en la carta mandada el 10 de septiembre. «Los museos, archivos y bibliotecas de Siria contienen restos culturales insustituibles, que van desde cerámica y esculturas, hasta antiguos manuscritos islámicos con texto cuneiforme».

El saqueo y la destrucción de Siria lleva sucediéndose desde el mes de enero de 2011, cuando se produjo el levantamiento contra el gobierno del presidente Bashar al-Assad. La UNESCO, el brazo cultural de las Naciones Unidas, dijo que las imágenes de satélite más recientes muestran que lugares como Alepo han sido parcialmetne destruidas, propiciando que miles de reliquias sirias están apareciendo en el mercado negro. «La situación es catastrófica», dijeron funcionarios de la UNESCO a finales de agosto.

El Departamento de Defensa lleva a cabo la protección de los bienes culturales como parte del entrenamiento de las fuerzas estadounidenses, desde que hace una década se invadieran Irak y Afganistán. Esos entrenamientos incluyen juegos de guerra que simulan batallas en sitios arqueológicos, o un juego de cartas que introduce a los soldados en las ruinas y reliquias que pueden encontrar.