Kremer, Argerich y Barenboim se unen en un concierto anti-Putin
Daniel Baremboin, uno de los asistentes al concierto del 7 de octubre en Berlín promovido por Guidon Kremer - j.m.serrano

Kremer, Argerich y Barenboim se unen en un concierto anti-Putin

El evento se celebrará en Berlín el próximo 7 de octubre, aniversario del asesinato de la periodista Anna Politovskaya

Actualizado:

Cuando aún resuenan los ecos del controvertido concierto ofrecido por el grupoPussy Riot, cuyas componentes fueron condenadas a dos años de cárcel por verter críticas contra la política de Vladimir Putin, otro músico, el violinista Guidon Kremer, ha promovido un nuevo evento musical para apoyar a los opositores al gobierno ruso que han sufrido por ello prisión o algún tipo de represión. Eso sí, en esta ocasión se desarrollará fuera de los dominios de Putin ya que tendrá lugar en Berlín, según informa la revista «Limelight».

Para la cita, bautizada con el nombre de «A Rusia con amor», Kremer ha reclutado a colegas tan conocidos como el pianista y director de orquesta Daniel Barenboim y su compatriota, y también pianista, Martha Argerich, a la georgiana Khatia Buniatishvili y al chelista alemán Nicholas Altstaedt. Contará también con la participación de la Kremerata Baltica, fundada por el violinista letón en 1997.

La fecha elegida, el 7 de octubre, tiene un doble significado. Por una parte, coincide con el aniversario del asesinato en 2006 de la periodista Anna Politovskaya -muy crítica con la política de Putin en Chechenia- a la puerta de su casa. Y ese mismo día es el cumpleaños del presidente ruso, que celebrará su 61 aniversario.

Kremer, que creció en Letonia mientras formaba parte de la URSS, ha denunciado pública y reiteradamente los encarcelamientos a los que el gobierno ruso somete a quienes discrepan de sus opiniones. «Es obvio para el resto del mundo que los cargos contra Khodorkovsky son ridículos», declaró en una entrevista reciente con la revista rusa «Snob». «El hombre más rico de Rusia solo pretendía utilizar su riqueza como una herramienta para mejorar la sociedad y el gobierno criminalizó esos esfuerzos. Como resultado Khodorkovsky se ha pasado los últimos ocho años de prisión. Como artistas, es nuestro deber alzar nuestras voces sumándolas a las de la oposión y así ahogar a los que tratan de humillar y castigar a los hombres como él», subraya. Y en declaraciones al diario alemán «Die Welt», el violinista califica de «injusta y desproporcionada» la condena de dos años de cárcel para el grupo Pussy Riot.

Proteger a los perseguidos

En cuanto el posicionamiento de otros artistas, como Anna Netrebko y Valery Gergiev, muy próximos a Putin, reconoce sentirse molesto «al ver a talentosos colegas más interesados en la autopromoción que en su forma de arte, convirtiéndose en delegados estatales en lugar de artistas. Sospecho -añade- del patriotismo que se identifica con el gobierno. Un artista, en mi opinión, debe ser independiente».

Kremer sostiene que su concierto no se concibe como un acto de protesta, sino de apoyo a Rusia, con el objetivo de defender y proteger a aquellos que han sido perseguidos y condenados por el gobierno de Putin. «A diferencia de los compositores, nuestra actividad artística como músicos se limita a nuestra vida. ¿No es nuestro deber cívico responder a los conflictos de nuestro tiempo? No estoy preparado para montar las barricadas, mi lugar está en el escenario. Pero hay que actuar con el arma que a uno se le ha dado».

En el concierto, que tendrá lugar en la sala de cámara de la Filarmónica de Berlín, sonarán obras rusas y una nueva composición, «Angels of Sorrow», escrita por Giya Kancheli en homenaje a Khodorkovsky.