La comunidad científica pide al presidente de Colombia que pare la ley de Patrimonio
Fragmento de la carta enviada al presidente Colombiano - abc

La comunidad científica pide al presidente de Colombia que pare la ley de Patrimonio

3.000 académicos internacionales, representantes de comunidades costeras e instituciones suscriben un manifiesto

Actualizado:

La lucha de los arqueólogos colombianos contra la ley de Patrimonioaprobada en su Parlamento no ha cesado. La indignación y vergüenza ante una norma que permite comercializar el patrimonio y contratar a cazatesoros para excavar los pecios (sobre todo galeones españoles hundidos en aguas colombianas) se ha movilizado hasta lograr 3.000 firmas cualificadas que acompañaron una solicitud dirigida al Presidente de la República, José Manuel Santos, para que no se sancione el proyecto.

El día 15 de julio, frente a las oficinas de la Presidencia de la República, se entregó la solicitud firmada por académicos nacionales e internacionales, ex altos funcionarios, políticos, representantes de las comunidades costeras, y personas que viven la cotidianidad del país. En la carta dirigida al Presidente Santos, la sociedad civil se pronunció frente a las inconveniencias del proyecto de ley, que en esencia atenta contra la integridad del Patrimonio Cultural Sumergido de la Nación.

La carta expone los principales problemas de los artículos 2°, 3°, 15°, y 23° de la mencionada norma y evidencia los riesgos de destrucción y especulación comercial a los que se pueden ver sometidos los objetos que no se consideren bienes patrimoniales, tales como las monedas, lingotes y piedras preciosas. De igual forma se expone la preocupación por la participación de empresas extranjeras especializadas en recuperación de objetos subacuáticos los cuales ponen en riesgo el contexto arqueológico.

La carta concluye con la solicitud expresa al Presidente de la República para que se abstenga de sancionar y promulgar la ley de patrimonio sumergido que objete los artículos 2°, 3°, 15°, y 23° y solicite al Congreso de la República nuevamente el estudio del articulado.