Encuentran en EE UU el diario de un cargo de confianza de Hitler
Alfred Rosenberg, en la celda durante la celebración de los Juicios de Nuremberg, el 24 de noviembre de 1945 - reuters

Encuentran en EE UU el diario de un cargo de confianza de Hitler

Las notas manuscritas de Alfred Rosenberg, uno de los hombres de máxima confianza de Hitler, se convertirán «en una importante fuente de información para los historiadores»

Actualizado:

El gobierno estadounidense he recuperado cuatrocientas páginas del diario de Alfred Rosenberg, un cargo de confianza de Adolf Hitler que jugó un papel trascendental en la exterminación de millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Rosenberg fue un pionero en la ideología nazi y tuvo mucha influencia, sobre todo en los temas raciales. Dirigía el departamento de asuntos exteriores, editaba el periódico nazi y dirigía el expolio alemándel arte y de los bienes culturales y religiosos judíos a lo largo y ancho de toda Europa.

En los Juicios de Nuremberg fue condenado, sentenciado a muerte y ahorcado como un criminal de guerra en 1946. Su diario fue como pruebas durante el procedimiento judicial, pero se perdió justo después.

Tensión entre los altos mandos

Un informe preliminar realizado por el Museo del Holocausto de Washington asegura que el citado diario podría ofrecer una nueva perspectiva de las reuniones que Rosenberg mantuvo con Hitler y otros líderes nazis, como Heinrich Himmler y Herman Goering.

También incluiría detalles acerca de laocupación nazi de la Unión Soviética, además de los planes del genocidio judío y de europeos del Este. En el diario se relatarían también las tensiones que había en el seno del alto mando alemán, como la crisis causada por el vuelo de Rudolf Hess a Inglaterra y el saqueo de arte que se llevaba a cabo de forma sistemática por toda Europa.

«La documentación es de considerable importancia para el estudio de la era nazi, incluyendo la historia del Holocausto», añade el documento. «El material arroja nueva luz acerca de una serie de cuestiones importantes relativas a la política del Tercer Reich. El diario se convertirá en una importante fuente de información para los historiadores y contradice, en parte, la documentación conocida hasta ahora», afirma el Museo del Holocausto.

A pesar de estas contundentes palabras, el gobierno estadounidense insiste en que se trata tan solo de un informe preliminar. De acuerdo con éste, el diario ofrece una recolección dispersa de recuerdos de Rosenberg desde la primavera de 1936 al invierno de 1944.

Bajo sospecha

Robert Kempner, uno de los fiscales de los juicios de Nuremberg, siempre estuvo bajo sospecha. Nacido en Alemania, Kempner emigró a América en la década de los treinta para escapar de los nazis, y sólo regresó para los juicios de postguerra.

Está acreditado que ayudó a revelar el denominado «Protocolo de Wannsee», la conferencia de 1942 por la que los funcionarios nazis se reunieron para coordinar el genocidio contra los judíos, que ellos llamaron «La Solución Final».

Cuando Kempner murió en 1993 con 93 años, comenzaron las disputas legales por sus papeles entre sus hijos, su ex secretaria, un contratista de eliminación de residuos locales y el museo del Holocausto, que duraron una década. Al final, los hijos acordaron dar los papeles de su padre al Museo del Holocausto, pero cuando los oficiales llegaron a su casa a recogerlos en 1999 encontraron que miles de páginas se habían perdido.

Después de este incidentem el FBI abrió una investigación criminal. No se presentaron cargos formales, pero más de 150.000 documentos han sido recuperados, también de la ex secretaria de Kempner, que se encontraron en la casa de un académico llamado Herbert Richardson. Pero el diario de Rosenberg seguía desaparecido.

A principios de año el Museo del Holocausto y un agente de Seguridad Nacional trabajaron de forma conjunta para tratar de encontrar las páginas perdidas del diario. Los indicios les condujeron hasta Richardson, quien ha declinado realizar cualquier tipo de declaración.

Desde el gobierno se afirma que se darán a conocer más detalles del caso en una próxima conferencia de prensa que se llevará a cabo esta semana en Delaware, celebrada conjuntamente por funcionarios de la Oficina de Inmigración y Aduanas de EE.UU., el Departamento de Justicia y el Museo del Holocausto.