Las piezas recuperadas sobre el barco de Odyssey «Seahawk Retriever»
Las piezas recuperadas sobre el barco de Odyssey «Seahawk Retriever» - abc

Odyssey expondrá las joyas de un nuevo galeón español, hundido en Florida en 1622

La empresa cazatesoros estadounidense presenta la valiosa carga de oro, plata y perlas rescatada del «Buen Jesús y Nuestra Señora del Rosario», un navío hundido en 1622

Actualizado:

La empresa de cazatesoros estadounidense Odyssey Maritime Explorations, conocida por su gusto por los navíos españoles hundidos, ha aprovechado las conmemoraciones del quinto centenario de la arribada de Juan Ponce de León a Florida para presentar en sociedad un nuevo «tesoro» español. El «Buen Jesús y Nuestra Señora del Rosario» se fue al fondo del mar en 1622 en plena temporada de huracanes en el Caribe. Y hace veinte años, Odyssey comenzó a explorar sus restos, de los que han extraído 39 barras de oro, 1.184 monedas de plata y más de 6.600 perlas, entre otros objetos que serán expuestos por Odyssey en Florida.

«Su pérdida dejó en la ruina al Banco de España en un tiempo en el que había un 300% de inflación y en el que España estaba fuertemente endeudada por sus numerosas guerras, el país nunca se recuperó», asegura Sean Kingsley, el arqueólogo británico que estudia los restos desde 2005, en un artículo publicado este jueves en la revista Oxbow Books.

«Su pérdida dejó en la ruina al Banco de España», aseguran los arqueólogos

El navío mercante formaba parte de la llamada flota de Tierra Firme, que zarpó en la primavera de 1622 con la habitual escolta militar rumbo a puertos americanos como Cartagena de Indias (Colombia), Panamá o la costa caribeña de Venezuela, que albergaba los principales bancos de perlas en los siglos XVI y XVII. Como recuerdan desde Odyssey, la flota debía encontrarse –una vez llenas las bodegas de metales preciosos y mercancías de las colonias– en el puerto de La Habana con la llamada flota de Nueva España, proveniente de Veracruz (México), para regresar juntos a Sevilla a alimentar las arcas vacías de la Corona española, exhaustas por la Guerra de los Treinta Años y desgastadas permanentemente por los ataques franceses y holandeses.

«Principio del fin del dominio español»

Sin embargo, las inclemencias del tiempo retrasaron el encuentro de ambas expediciones. La flota de Tierra Firme, con el marqués de Cardereita al mando, solo pudo salir de Cuba en solitario a principios de septiembre. Y se dio de bruces con un fuerte huracán en el Estrecho de Florida que se llevó a pique a ocho buques, incluidos el «Nuestra Señora de Atocha» y el «Santa Margarita», que transportaban entre los dos 1,28 millones de pesos, y el mercante «Nuestra Señora del Rosario». «Estos navíos simbolizan tanto la dependencia española con las Américas como el inicio del fin de la Edad de Oro del dominio comercial español en el Nuevo Mundo», explican Kingsley y otros dos autores en un artículo sobre la valiosa cerámica sevillana que transportaban.

En 1989 se encontró el pecio a unos 400 metros de profundidad junto a las islas Tortugas, 70 millas al suroeste de Cayo Oeste (Florida). El «rescate» en 1990-91 del «Nuestra Señora del Rosario», un mercante de 117 toneladas de fabricación portuguesa, fue el primero en el que se recurrió a un sonar y a un vehículo operado de forma remota, el Merlin, construido en Aberdeen (Escocia). Y permitió a Odyssey extraer hasta 17.000 objetos del fondo del Caribe, incluidos unos pocos dientes humanos, vasijas de aceite de oliva del Guadalquivir y dos huesos de loro, posiblemente de cabeza azul, una especie muy cotizada en la época en las cortes europeas, y tripulante habitual de estas expediciones comerciales-militares características de la etapa imperial española.

Odyssey habla de barcos mercantes pero pertenecían a la Flota

Cifras del negocio de Odyssey

El «tesoro» incluye 39 barras de oro, 1.184 octavos de plata y 6.639 perlas provenientes probablemente del caribe venezolano, donde varias especies de esta gema fueron agotadas por el intenso comercio al que estaban sometidas. Una parte de esta valiosa carga, propiedad de Odyssey, será expuesta próximamente en la sede en Florida de esta compañía, que obtuvo unos ingresos de 7,9 millones de dólares (6,1 millones de euros) en el último trimestre de 2012, según los resultados presentados el mes pasado.

El anuncio de Odyssey, que perdió el año pasado un largo proceso judicial en EE.UU. con el Estado español por la carga de la fragata «Mercedes», coincide con las conmemoraciones en Florida de la llegada a sus costas del descubridor español Ponce de León. Este V Centenario ha reabierto en EE.UU. el debate sobre la conquista española, calificada de «genocidio» por algunos. El obispo de Birmingham (Alabama), Robert J. Bakeren, recordaba este martes la «herencia religiosa» recibida, mientras que el secretario de estado de Florida, Ken Detzner, salía al paso del debate explicando a ABC que el quinto centenario del desembarco de Ponce de León busca también «recordar a los nativos americanos».

El anuncio coincide con el V centenario de la llegada de Ponce de León a Florida