Ana Santos consolida la revolución digital de la Biblioteca Nacional
Ana Santos, la nueva directora de la Biblioteca Nacional - efe

Ana Santos consolida la revolución digital de la Biblioteca Nacional

La nueva directora anuncia un decreto para regular el depósito de contenidos digitales y la ley de Autonomía de la institución

Actualizado:

La nueva directora de la Biblioteca Nacional (BN), Ana Santos Aramburo, presentó ayer las líneas principales de actuación en esta nueva etapa marcada por la anunciada Ley que regulará la institución. Gracias a esta norma, la BN recuperará su estatus entre las más importantes instituciones culturales, que perdió cuando la entonces ministra Ángeles González Sinde decidió degradarla orgánicamente a una subdirección general. Ahora tendrá una ley como las que ya disfrutan el Museo del Prado y el Museo Reina Sofía.

La Ley de Autonomía de la Biblioteca Nacional apostará por la capacidad para generar más "ingresos propios", así como por "sistemas de gestión más ágiles", según ha anunciado este miércoles la nueva directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos Aramburo, durante su primer encuentro con la prensa. Aramburu ha indicado que uno de los cambios que contemplará el texto será recurrir "en la vía de lo posible" a la vía del mecenazgo y del micromecenazgo.

En este sentido, ha indicado que la futura Ley de Mecenazgo que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte tiene en mente "ayudará a la Biblioteca Nacional y a todas las instituciones culturales". Hasta entonces, la institución presentará "proyectos atractivos" para fuentes de financiación externas y para ello es "importante" transmitir que en la BNE "está la historia" de la cultura española, según ha destacado.

Respecto a las fechas previstas, Aramburo ha afirmado que no puede hablar de plazos para la ley de la BNE, puesto que no depende de ella, pero asegura que la voluntad del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, es que esta ley se tramite "lo antes posible". "El borrador está avanzado pero hay que mejorarlo", ha dicho. "Es fundamental que una nueva ley defina los valores de esta institución. Dará una protección jurídica importante", ha destacado. Para ello, añade, "es importante consensuarlo".

"Habrá cambios, pero la Biblioteca Nacional seguirá siendo autónoma", concluye. Por otro lado, Aramburo ha destacado que una de las obligaciones de la Biblioteca Nacional es "gastar mejor". Por ello, la institución ha comenzado un "plan de ahorro" para "racionalizar el gasto en los distintos espacios", especialmente en elementos como luz, calefacción o teléfono. "Nuestra obligación es mantener un servicio público de calidad", ha indicado.

Otro de los proyectos que la Biblioteca Nacional tiene en marcha es el Depósito Legal Electrónico, una herramienta "imprescindible", en palabras de Aramburo, con la que se pretende conservar contenidos culturales digitales. En esta iniciativa colaborará Red.es, una entidad pública adscrita al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), encargada de consolidar el desarrollo de la Sociedad de la Información en España.

"La idea es que desde la BNE se puedan recolectar dominios públicos", ha dicho. "Debemos guardar contenidos digitales de la misma manera que se conservan en papel", ha manifestado la directora de la institución. Sin embargo, debido al "dinamismo" de las páginas en internet, "será imposible generar un depósito que guarde todos los contenidos". Por ello, el objetivo es realizar "varias recolecciones al año". Ana Santos ha destacado que este es un momento que "precisa mucha reflexión" y ha añadido que instituciones como la que ahora dirige son "foros adecuados" para mirar este proceso desde una perspectiva "conjunta", entre todos los agentes implicados.

La BNE y Casa del Libro firmaron el pasado martes un convenio para incorporar obras digitalizadas del catálogo de la institución a la librería virtual 'www.casadellibro.com'. Por extensión, las obras estarán disponibles también en cualquier dispositivo móvil o navegador gracias a la solución de lectura Tagus. En este sentido, la directora ha señalado que actualmente la BNE tiene una biblioteca digital accesible, pero "la aplicación no permite descargar a dispositivos móviles". "Este acuerdo facilitará la difusión para fuentes de consulta e investigación", ha concluido.