Es Noticia

La Mafia recluta a Stallone

El actor protagonizará 'Scarpa', biopic de un sicario de la poderosa familia Colombo que respondía al alias de 'la Parca'.

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los músculos más longevos -con permiso de los de Schwarzenegger- del séptimo arte se ponen al servicio del crimen organizado. Sylvester Stallone se meterá en la piel de Gregory Scarpa, un sicario de la Mafia fallecido a mediados de los noventa y que también era conocido bajo el alias de 'la Parca', un apodo más que apropiado teniendo en cuenta que se labró una carrera en los bajos fondos ejecutando a medio centenar de personas por orden de la poderosa familia Colombo, clan en el que le introdujo su hermano, Salvatore Scarpa. Todo ello antes de revolverse contra sus otrora protectores, pasando a partir de ese momento a colaborar con el FBI.

'Scarpa', un filme que lleva años cociéndose, verá por fin la luz de la mano del director Brad Furman ('El inocente') y con el protagonista de la saga 'Rambo' como principal reclamo de su cartel. Pero ahí no quedan los avales de una cinta que se antoja más que prometedora. Nick Pileggi, todo un maestro en este tipo de proyectos, como ponen de manifiesto los libretos de 'Uno de los nuestros' (Martin Scorsese, 1990) y 'Casino' (Martin Scorsese, 1995), se encargará de desarrollar el guión de un largometraje que producirá Irwin Winkler, un viejo conocido de Stallone desde los tiempos de 'Rocky', para Millennium Films.

Astuto y despiadado

Conocido por su facilidad para descerrajar un tiro en la nuca de sus víctimas, Gregory Scarpa, descendiente de inmigrantes italianos, era un asesino tan despiadado como astuto que no rechazaba ningún tipo de actividad delictiva, desde la extorsión hasta el narcotráfico pasando por el secuestro o la falsificación de tarjetas de crédito. Merced a ello, consiguió ascender dentro del clan de los Colombo, hasta que en 1962 fue apresado tras un robo a mano armada. Fue entonces cuando el sicario aceptó colaborar con los federales.

Gracias a sus confidencias, el FBI pudo resolver casos como el del asesinato de tres trabajadores de los derechos civiles -Andrew Goodman, James Chaney y Michael Schwerner- en Mississippi durante el verano de 1964, crímenes que darían pie al filme 'Arde Mississippi', dirigido por Alan Parker en 1988.

Su colaboración con los federales se mantendría, con carácter intermitente, a lo largo de tres décadas, lo que le evitó sortear la cárcel en varias ocasiones. Pero eso mismo le puso bajo sospecha ante los ojos de los mafiosos. Diagnosticado de Sida a mediados de los años ochenta, quedó marcado, viéndose envuelto en varios tiroteos con otros integrantes de los bajos fondos, en el transcurso de uno de los cuales perdió un ojo. Finalmente, en 1993 se declaró culpable de tres asesinatos, siendo sentenciado a cadena perpetua, una condena que más tarde le fue conmutada por la de diez años de prisión a causa de su mala salud. Un año más tarde, el sicario fallecía en Minnesota.

Será a este perasonaje al que pondrá rostro un Stallone que estrenará en breve 'Los mercenarios 3', en el que vuelve a estar acompañado de otros 'duros' del cine como Arnold Schwarzenegger, Bruce Willis, Jason Statham o Dolph Lundgren, así como del español Antonio Banderas.