El juez da un mes de plazo para desalojar el Rey Heredia
Miembros de la «Acampada Dignidad», en los juzgados - v. merino
TRIBUNALES

El juez da un mes de plazo para desalojar el Rey Heredia

Ayuntamiento y Fiscalía habían pedido medias cautelares para la expulsión de los «okupas»

Actualizado:

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba, José Luis Rodríguez Lainz, ha dado desde hoy un mes de plazo a los colectivos que ocupan el colegio abandonado Rey Heredia para que lo desalojen. Tanto el Ministerio Público como el letrado del Ayuntamiento de Córdoba habían vuelto a solicitar ayer al citado juez instructor el desalojo inmediato del colegio Rey Heredia, tras escuchar las declaraciones de otros seis imputados en la causa abierta por la ocupación del centro educativo.

De hecho, fue la propia Fiscalía que ha pedido al menos en dos ocasiones, medidas cautelares para echar a los integrantes de este movimiento ciudadano que ocupan un inmueble propiedad del Ayuntamiento.

El edificio, ubicado en el Campo de la Verdad y propiedad del Consistorio, está siendo utilizado sin autorización por parte de varios colectivos integrados en el grupo «Acampada Dignidad» desde finales del pasado año. Desde entonces, organizan múltiples actividades y cursos dirigidos a los más desfavorecidos, e incluso cuenta con un comedor social que atiende diariamente a un centenar de personas. Según ha explicado a ABC la letrada de los imputados -en total, son ya catorce los acusados de usurpación-, Miriam Jurado, cuatro de sus seis clientes «son usuarios del comedor y también colaboran. Han explicado al juez que no tienen otra opción, puesto que no disponen de recursos».

En cuanto a los otros dos, que sí participaron directamente en la ocupación, «han tratado de explicarle a Lainz cómo se produjo la ocupación ya que el togado ha insistido bastante en conocer cómo entraron en el centro». La letrada, que dijo desconocer cuándo se pronunciará el togado sobre las medidas cautelares, ha insistido en que, en el caso de decretarse el desalojo, «vamos a presentar las correspondientes alegaciones».