Actualidad

La gripe desborda al SAS y le obliga a suspender otros tratamientos

Salud paraliza todos los programas preventivos en los centros de salud menos los del embarazo y del Niño Sano para bebés de un año

R. AGUILAR - Actualizado: Guardado en: Actualidad

LA virulencia con la que la gripe está dando la cara desde hace dos semanas ha disparado todas las alarmas en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que se ha visto obligado a tomar medidas de choque para prestarle asistencia al número creciente de pacientes que acuden a los centros sanitarios. Una de las decisiones que acaba de tomar la Consejería de Salud en la provincia ha sido la supresión de la mayoría de los programas preventivos que dispensa la Atención Primaria a excepción de los que benefician a la población más sensible. Los directores de las Unidades de Gestión Clínica del SAS en Córdoba comenzaron a informar ayer a la plantilla de los centros de salud de que, hasta nuevo aviso, quedan suspendidos los tratamientos de diabetes, de hipertensión y del Niño Sano para menores de más de un año de edad, de modo que el único tratamiento que sigue su curso normal es el del embarazo, tal y como trasladaron a este periódico fuentes sindicales del SAS.

La rebaja de la cartera de servicios es la solución hallada por la Junta para poder absorber a los enfermos de gripe, de los que hay constancia que son muy numerosos pero sin que Salud precise de cuántos se trata. La situación es tan delicada que, por primera vez en años, los portavoces del SAS en la provincia no ofrecen datos a los medios de comunicación acerca del índice de afectados por el virus. El argumento que emplean es que no hay que correr el riesgo de alarmar a la población.

Los sindicatos, por su parte, piensan que hay motivos de sobra para la inquietud. Sobre todo a raíz de la reunión mantenida por la cúpula del SAS en la provincia con los directores de las Unidades de Gestión Clínica hace dos días en las que los primeros les trasmitieron que es necesario reforzar las consultas de Atención Primaria ante la avalancha de pacientes griposos pero, y aquí viene la cuadratura del círculo, sin realizar nuevos como contratos. La solución a la que quedan abocados los profesionales no es nueva: tienen que asumir en sus consultas a más pacientes de los que les corresponderían en circunstancias normales.

Esta saturación de enfermos por médico se agrava debido a otra directriz que el SAS les trasladó hace dos días a los responsables de las Unidades de Gestión Clínica, y que se resume en que hay que cumplir, sí o sí, a «demora cero» en Atención Primaria. ¿Qué quiere decir esto? Pues que si un paciente llega a una consulta con síntomas de gripe ha de ser atendido ese mismo día.

«Lo que Salud quiere evitar a toda costa es que se den situaciones como las que se han registrado en las últimas semanas, cuando ha habido personas que se presentaban en una consulta con gripe y les daban cita para hasta siete días después», señalaron las fuentes sindicales consultadas por este periódico, que trató, sin éxito, de que la Junta diera su versión. Los mayores complicaciones y retrasos se han producido en los servicios de Pediatría, que suelen ser los más afectados por las demoras con picos de gripe. Los médicos de estas unidades se confiesan desbordados por las circunstancias.

La Junta tampoco ofreció datos acerca de los problemas con el suministro de las vacunaciones, sobre las que las fuentes sindicales consultadas por ABC precisaron que «ya están solucionados, si bien se han producido desajustes de desabastecimiento en las últimas semanas». Las mismas fuentes añadieron que la saturación del espacio para la hospitalización de pacientes de gripe ha provocado en en días recientes el traslado de enfermos crónicos del Hospital General del Reina Sofía a otras unidades menos colapsadas con el fin de dejar camas disponibles.

Toda la actualidad en portada

comentarios