Actualidad

El Gobierno confía en cumplir el déficit, que llegó al 5,44% del PIB en noviembre

Economía elevó ayer la previsión de crecimiento del PIB para este año del 0,7% inicial al 1%, en línea con el pronóstico de la mayoría de analistas

MARIBEL NÚÑEZ - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El déficit de las Administraciones Públicas, a falta de conocer el dato de las corporaciones locales, se elevó a 55.841 millones de euros hasta noviembre, sin tener en cuenta las ayudas al sistema financiero, o lo que es lo mismo, el 5,44% del PIB.

Este dato, un punto inferior al objetivo anual, 10.000 millones de euros, a tan solo un mes del cierre del ejercicio, llevó ayer a los máximos responsables económicos del Gobierno, tanto al titular de Economía, Luis de Guindos, como al de Hacienda, Cristóbal Montoro, a asegurar que España cumplirá con el objetivo de déficit marcado para 2013, el 6,5% del PIB.

La Administración central del Estado registró unos números rojos hasta noviembre de 39.603 millones de euros, lo que representa el 3,86% del PIB, ya ligeramente por encima del objetivo anual, el 3,8%. Esta cifra no incluye la ayuda financiera a la banca por importe de 4.822 millones de euros, concepto que no computa a efectos del procedimiento por déficit excesivo en la Unión Europea.

Del saldo de déficit registrado por la Administración central le corresponde al Estado un saldo de 40.606 millones de euros, lo que equivale al 3,96 puntos del PIB, mientras los organismos autónomos registraron un superávit de 1.000 millones.

Este saldo resulta de unos ingresos en contabilidad nacional de 111.099 millones, cifra superior en un 6,1% a los del mismo periodo del año anterior. Los gastos, por su parte, 151.705 millones, aumentan un 6,8%. Esta subida se debe fundamentalmente a la evolución del gasto en intereses y a las transferencias a las Administraciones de Seguridad Social que presenta incrementos del 15% y del 24,9% respectivamente.

En cuanto a las comunidades autónomas, el conjunto registró un déficit de 12.901 millones de euros, el 1,26% del PIB, cerca del objetivo anual del 1,3%. No obstante, el comportamiento entre autonomías ha sido desigual. País Vasco, por ejemplo, fue la única comunidad que cerró con superávit presupuestario, equivalente al 0,16% del PIB. Asturias, La Rioja y Canarias fueron las tres comunidades con menor déficit en términos relativos, el 0,28%, 0,37% y 0,5% del PIB. En el lado opuesto, los mayores desequilibrios se registraron en Cataluña, el 1,96%, Comunidad Valenciana, 2,01%, Navarra, 2,19% y Murcia, 2,3%. En el caso de Navarra, sin embargo, los datos no son homogéneos como consecuencia del distinto calendario que aplica el régimen foral.

En cuanto a la Seguridad Social, hasta noviembre del año pasado las operaciones no financiera realizadas por este organismo dieron como resultado un déficit de 3.337 millones de euros, equivalentes al 0,33% del PIB. Esta cifra se aleja mucho de la previsión de déficit de más de 14.000 millones, lo que no significa que vaya mejor de lo previsto, sino que durante estos meses está recibiendo transferencias del Estado. En diciembre, al cerrar las cuentas anuales, el déficit que ahora se imputa al Estado, se cargará a la Seguridad Social, por lo que no afectará al conjunto de las cuentas públicas.

A falta de los ayuntamientos

La cifra global de déficit hasta noviembre aún no es definitiva, puesto que no incluye el dato de las corporaciones locales, que en los últimos meses han registrado superávit. En cualquier caso, el objetivo conjunto se mantiene a más de un punto del mencionado objetivo del 6,5%.

En el terreno de las valoraciones el ministro de Economía, Luis de Guindos, mostró ayer su confianza en que el país logrará cumplir el objetivo marcado por la Comisión Europea. «Los datos recogidos hasta noviembre ponen de manifiesto que efectivamente se espera converger hacia el 6,5%, que es nuestro compromiso». El ministro añadió que, aunque no están cerrado los datos de déficit correspondientes a diciembre, sí hay una serie de elementos que creo que son positivos, como la reducción del coste de la deuda que soporta España, que han permitido ahorrar 8.800 millones respecto a lo presupuestado, y la mejora de la recaudación que se ha producido en 2013, especialmente en los últimos meses del año. Además, De Guindos señaló que «otro elemento positivo para la reducción del déficit es el comportamiento de los ayuntamientos que durante el año pasado registraron buenos datos que esperamos que sigan mejorando a lo largo de 2014».

Además, el ministro afirmó ayer que la economía de España crecerá en torno a un 1 % este año, por encima de las estimaciones iniciales del Gobierno que situaban el aumento del PIB en un 0,7 %, y que el desempleo también se reducirá más de lo previsto.

«La mejoría registrada a lo largo del pasado año», dijo De Guindos, «ha permitido iniciar 2014 con una inercia mejor de la que teníamos inicialmente prevista, lo que permitirá alcanzar un crecimiento próximo al 1 % este año», explicó.

El Gobierno actualizará la previsión de crecimiento a finales de abril, en el marco de la puesta al día del Plan de Estabilidad y del cuadro macroeconómico. De Guindos dijo también que la tasa de desempleo española, situada en el 26,03 % al cierre de 2013, evolucionará igualmente de una manera más favorable de lo inicialmente estimado.

Ante el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, que alabó el «buen trabajo que ha hecho España», y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, De Guindos aseguró en Bruselas que este año por primera vez desde el estallido de la crisis se creará empleo neto y la economía crecerá en torno al 1%.

Toda la actualidad en portada

comentarios