16 muertos en un atentado en Volgogrado

El islamismo exporta el terror fuera del Cáucaso

Actualizado:

Después de las explosiones, trasladados ya los 34 heridos a los hospitales, los investigadores encontraron la cabeza de la terrorista, la recogieron y la enviaron al laboratorio para analizar su ADN. Pero antes de confirmar que se trataba de Oksana Aslanova, del grupo de las «viudas negras», la Policía rusa ya había trazado el origen de los 10 kilos de TNT que, adosados al cuerpo de la mujer, habían matado a 16 personas a la entrada de la estación de tren de Volgogrado, antigua Stalingrado. Hace tiempo que los islamistas radicales han decidido trasladar sus atentados fuera del Cáucaso del Norte, al resto de Rusia. Y, además, se han marcado como objetivo intentar por todos los medios hacer fracasar los Juegos de Invierno, que comienzan el próximo 7 de febrero en la ciudad rusa de Sochi.