Las muestras de acero del pilar incendiado rebajan los daños del puente
Operarios de la empresa SGS, hace dos días en el pilar del puente del Arenal - VALERIO MERINO

Las muestras de acero del pilar incendiado rebajan los daños del puente

Un laboratorio analizará en Madrid los restos de las barras de sujeción donde se descartan deterioros graves, según las primeras conclusiones

Actualizado:

No es para tanto. Los daños que causó el fuego al puente del Arenal el pasado 7 de agosto son menos preocupantes de lo que se temía el Ayuntamiento. Las primeras conclusiones de la inspección realizada en los dos últimos días por la empresa SGS en el pilar central de la pasarela fluvial, que fue donde se originó el incendio, indican que el perjuicio de las llamas ha sido «menor», según informaron a este periódico fuentes del Área de Infraestructuras del Ayuntamiento. Estos datos rebajan la gravedad de los desperfectos causados por el siniestro que detectó el primer informe sobre el puente. Con todo, habrá que esperar al documento definitivo que la empresa contratada por el Consistorio redactará después de analizar las muestras tomadas del acero de las barras de sujeción por los técnicos.

Las citadas fuentes del Área de Infraestructuras precisaron que «las barras de sujeción del pilar están en buen estado, si bien los técnicos de SGS han detectado un deterioro claro de la grasa y de la resina que las protege». El análisis preliminar de las muestras apunta también a que el material de neopreno que funciona de amortiguador del peso en el pilar no está en las condiciones óptimas para cumplir con su función, de tal manera que su reposición es urgente al menos en uno de los tres núcleos del pilar que contienen este componente. En los otros dos parece que este material plástico ha resistido bien las llamas.

Reposición del neopreno

La reposición de esta capa de neopreno, que recibe el nombre técnico de «silentblock», debería haberse realizado en el puente del Arenal sin esperar a que un incendio la echase a perder. La cúpula técnica del Área de Infraestructuras del Ayuntamiento recalca que en el Puente del Quinto Centenario de Sevilla —cuyo autor es, por cierto, el mismo ingeniero que el que ideó el del Arenal, Julio Martínez Calzón— se utiliza también este plástico para la amortiguación del peso. En el puente hispalense, un año más joven que el que ha sufrido el incendio en Córdoba, posee un plan de mantenimiento que prevé la reposición de esta capa neumática de una manera periódica sin necesidad de que ocurran siniestros.

«En el del Arenal no había ningún protocolo que indicara nada en este sentido, y ahora vamos a redactarlo para que no sólo tenga en cuenta el mantenimiento de las piezas de amortiguación si no toda su conservación», señaló uno de los responsables del Área de Infraestructuras.

La pregunta es la siguiente: ¿Cómo va a elaborar el Consistorio este protocolo? Con la ayuda de Julio Martínez Calzón, uno de los dos ingenieros que diseñó el paso fluvial —el otro profesional que participó en su planteamiento fue José Antonio Fernández Ordoñez, ya fallecido—. El Área de Infraestructuras señaló ayer que «Martínez Calzón va a venir a Córdoba el próximo jueves [por mañana] para estar presente en la prueba de carga en la que participarán doce camiones: su colaboración va a ser importante para que hagamos el plan de prevención futura».

Estas mismas fuentes técnicas del Ayuntamiento resaltaron ayer a este periódico que los servicios municipales se pusieron en contacto con el estudio que preside Martínez Calzón —MC2— a las pocas horas de que se produjese el incendio del pasado 7 de agosto, hecho que desconocía el ingeniero que diseñó el puente porque se encontraba de vacaciones. Así se explica que en la entrevista que publicó ayer este periódico Martínez Luzón lamentase que nadie del Consistorio se había dirigido a él tras el siniestro.

En esa comunicación de hace casi un mes, el Ayuntamiento dejaba claro al estudio del que el ingeniero es presidente que «la afección a la obra y su integridad estructural eran de carácter leve a la espera de una posterior inspección», tal y como detalla Julio Martínez Calzón en un escrito remitido ayer a ABC.