Contra la distracción al volante
Un conductor con un móvil - ARCHIVO

Contra la distracción al volante

Una campaña de Tráfico vigila desde el lunes conductas de riesgo, como usar el móvil o llevar niños alborotando

Actualizado:

Cuidado con las distracciones al volante, que la autoridad anda alerta. Siempre lo está, pero durante toda la semana próxima tendrá los ojos más abiertos. La Dirección General de Tráfico pondrá en marcha el lunes una campaña para prevenir todas las conductas que puedan desviar la atención de los conductores y para ello espera controlar 18.000 vehículos en las carreteras cordobesas.

¿En qué se fijarán los agentes? La comunicación que envió ayer el Ministerio del Interior explica cuáles son las causas más frecuentes de distracción, a saber: marcar un número o enviar un mensaje a través del móvil; contestar a una llamada; circular bajo los efectos del alcohol; mirar o leer un periódico o un mapa, por ejemplo, mientras se está al volante; fumar; y utilizar de un modo indebido los sistemas de navegación o de GPS. La palma se la lleva, con todo, «tratar de expulsar un insecto del coche y llevar niños alborotando o llorando en el vehículo».

En la última campaña sobre distracciones al volante se efectuaron controles a 36.967 vehículos en circulación de los que 8.099 fueron detenidos, y se formularon 205 denuncias por utilización del móvil, seis por utilización de cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido distinto del móvil, y 56 por otras infracciones que provocan distracción en la conducción.

Para Tráfico es una infracción grave conducir con cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la atención permanente a la carretera, además de ir al volante usando de un modo manual un teléfono móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación. Cada una de estas conductas se sanciona con una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos.

«La distracción, en combinación con la velocidad, multiplica el riesgo de sufrir un accidente», según alerta Tráfico. «A 120 kilómetros por hora», añade «en tres segundos se recorre una distancia superior a la de un campo de fútbol. Si el conductor ha apartado la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circula sin control a lo largo de un tramo en el que pueden surgir circunstancias que pueden producir un grave accidente», concluye.