Casa de quita y pon

Actualizado:

La Gerencia Municipal de Urbanismo otorga la licencia de obras para la primera vivienda en Córdoba realizada con contenedores marítimos

La construcción ha sido uno de los sectores más sacudidos por la crisis económica desde su inicio. Más allá de la caída en las ventas de viviendas, esta actividad se enfrenta en los próximos años al reto de responder a nuevas demandas residenciales con un menor coste económico. La firma cordobesa Tercera Piel Arquitectura, liderada por Francisco Javier Carmona, ha sabido entender estos cambios y, desde hace algunos años, trabaja en un modelo de casas realizadas mediante la reutilización de containers marítimos.

Este proyecto ha vivido esta semana uno de sus momentos más importantes, ya que la Gerencia de Urbanismo ha otorgado en los últimos días la licencia de obras para la primera vivienda construida de esta manera en la capital. Su instalación se producirá en las próximas semanas. El diseño, que se corresponde con una vivienda unifamiliar aislada, fue presentado el pasado mes de marzo en el Salón Decoralia, que tuvo lugar en Caracas (Venezuela).

Carmona informó de que su empresa empezó a trabajar en esta iniciativa en 2010. «Nuestra principal motivación era la necesidad de investigar en nuevas líneas de trabajo que dieran solución a problemas que entendemos que no estaban cubiertos por la edificación tradicional», resaltó.

El principal beneficio de este tipo de inmuebles es el ahorro de costes que se produce por los materiales utilizados. No obstante, el responsable de este proyecto aseguró que las calidades de estas viviendas son «similares» a las tradicionales, pero «con una gran ventaja sobre éstas, ya que se realizan en un taller con la precisión y el control sobre la fabricación que esto supone y que es fácilmente apreciable en el producto terminado». Para estos trabajos, Tercera Piel Arquitectura cuenta con la colaboración de la compañía lucentina HipurSur.

Fácil montaje

Precisamente, la facilidad en el montaje y desmontaje de estas casas ofrece el beneficio de poder desplazar la edificación de ubicación. Carmona destacó que esto sería muy ventajoso para las administraciones, en especial los ayuntamientos. «Podríamos instalar un edificio en un suelo que durante varios años no va a entrar en carga para viviendas o equipamientos durante ese periodo de tiempo», aseveró.

Una vez que estos terrenos fueran urbanizados para su fin original, la vivienda container podría ser desmontada y trasladada a otro lugar, todo ello «con una mínima huella» y un reducido impacto urbanístico sobre el suelo. Este arquitecto consideró que ésta sería una buena solución para muchos solares de Córdoba que, por causa de la crisis y el parón que vive la actividad del ladrillo, no se pondrán en carga durante los próximos 10 o 15 años.

Carmona también apuntó que estos proyectos pueden servir para reactivar al débil sector de la construcción, sobre todo en lo que al empleo se refiere. A su juicio, «de manera indirecta estamos consiguiendo la reincorporación y la adaptación a nuevas formas de trabajar de empleados muy ligados a la construcción».

De cara al futuro, el responsable de Tercera Piel Arquitectura informó de que están terminando una propuesta de vivienda similar a la aprobada esta semana en Córdoba en otro punto de Andalucía. Además, están desarrollando estudios previos en diversas zonas de España y en otros países, como Vietnam, Marruecos, México y Chile. «Nuestra forma de trabajo en red con equipos y socios locales nos permite llegar a lugares donde nunca antes pensamos», concluyó.