Tríptico de bodegones, paisajes y abstracción en las galerías

Carlos Bermúdez, Arte 21 y Carmen del Campo muestran sus últimas propuestas

Actualizado:

El arte sigue en marcha en Córdoba y lo hace de la mano de la iniciativa privada. En una época en que la actividad cultural de las instituciones está más limitada por los recortes, las galerías y sus promotores son los principales protagonistas de las exposiciones y de la llegada del arte más vanguardista a la ciudad.

Un paseo por las tres más importantes muestra que su actividad no se detiene, que sirve de escaparate para la creación actual y que incluso tampoco se detiene en la exhibición más convencional del arte, ya que en algunos casos acogen actividades de otro tipo.

En la galería Carmen del Campo se puede visitar, todavía durante este mes de abril, la exposición «Horizontes», de la que es autor Fernando Aguayo. Hijo del también pintor y escritor Mariano Aguayo, es la primera vez que este autor se muestra en la galería Carmen del Campo, que tiene una reconocida nómina de autores, cordobeses muchos de ellos.

Doma y paisajes

Fernando Aguayo (Córdoba, 1967) ha colgado en la galería una serie de acuarelas, dividida en dos series, aunque bajo el mismo epígrafe. La primera está dedicada a la doma clásica, y aunque se trata de obras figurativas, están muy lejos de la reproducción mimética de la realidad. En ellas toma más importancia el caballo que el hombre, y más que el animal en sí, o su fisonomía realista, lo hacen en sus movimientos y en su silueta.

Lo mismo puede decirse la serie que habla sobre los espacios urbanos. Fernando Aguayo opta, como sucede con los anteriores, por acuarelas de gran formato, y sobre ellas muestra el paisaje sin elemento humano. Hay una pequeña muestra de pueblos blancos, con la pequeña fisonomía de sus casas, pero sobre todo de grandes ciudades como Londres y Nueva York.

Las envuelve la misma atmósfera irreal, donde son importantes las formas de los grandes edificios, pero donde el color, en atmósferas muy singulares, está definido de forma muy íntegra, sin medias tintas.

En una de las nuevas actividades de la sala cordobesa, el autor compartirá su obra y sus visiones del arte con los más pequeños el próximo sábado, en un taller artístico infantil que se enmarca en un programa llamado «Los niños en la galería».

También en estos días se puede visitar la exposición de Juan Carlos Lázaro en la sala Arte 21, la más antigua de las galería de la ciudad. En ella el autor ha recuperado sus pinturas y dibujos de entre los años 2008 a 2012. El tema esencial de esta muestra recopilatoria del artista es el bodegón, uno de los recursos clásicos de los pintores y dibujantes para plasmar la realidad.

En su caso, sin embargo, están tratados de una forma casi experimental, ya que los objetos no se muestran formando un conjunto, sino de forma independiente. El propósito del autor, que se basa en el pensamiento de otros grandes artistas, es «dejar hablar a la pintura y nada más que ella», puesto que los objetos «no significan nada». Tazas, objetos de cerámica y trozos de comida se asoman a una obra donde prima el color

La última de las citas se inaugurará hoy en la galería Carlos Bermúdez, y estará protagonizada por el pintor cordobés Antonio Castilla. Se trata de la apuesta más vanguardista de todas, ya que el autor apuesta por la abstracción, y en él tienen que hablar formas y colores, aunque sin faltar correlato con la realidad. Pinturas y dibujo se podrán ver en esta muestra, donde se abunda en cuadros donde la sugerencia se realiza a través del cromatismo y la textura de la pintura.