Raphael «El IVA no me va a echar del escenario»

El cantante presenta nuevo disco y el día 13 arranca su nueva gira: «Mi noche»

Actualizado:

Raphael no para. Apenas ha terminado una gira y ya se embarca en la siguiente. Se lo digo y protesta. «¡Noo! La gira la terminé el 22 de diciembre». Pues eso. La siguiente arranca el 13 de abril en México D. F.; hasta finales de mayo estará en América, y retomará los conciertos en septiembre, ya en España (empezará el día 10 en el teatro de la Zarzuela de Madrid). Pero que nadie piense que en estos escasos cuatro meses ha estado descansando. No. Además de preparar la gira, ha estado grabando el disco que la sustenta: «Mi gran noche», un disco con algunas de sus «caras b», con una característica: solo se podrá comprar a través de internet. El disco físico se venderá únicamente en los conciertos. «Siempre he hecho discos muy compactos; no me gustaba tener dos o tres canciones buenas y el resto relleno. Pero he tenido la suerte de contar con compositores estupendos que me han nutrido de canciones buenísimas. Pero a la hora de promocionarlas se elegían dos o tres de cada disco, y la otras nueve se morían en la soledad y en el silencio. Mis fans las conocen, por supuesto, pero el público general no. Y ahora he querido rescatar canciones de épocas pasadas, porque hoy en día no se hace esa música tan buena. He elegido catorce, entre ellas dos joyas de la corona, que son “Estuve enamorado” y “Mi gran noche”, que da título al disco y a la gira. Son canciones importantísimas a las que quiero dar esta segunda oportunidad».

-Sigue con la misma ilusión que siempre.

-No concibo esta profesión si no se tiene una ilusión desmedida.

-Por usted no pasan ni los años ni las crisis…

-Sí pasan, sí... Lo que ocurre es que me cuido muchísimo, y más después de lo que pasó… Y la crisis por supuesto que la noto, la notamos todos. Pagando los IVA que tenemos que pagar, ¿cómo quiere que no note la crisis? Hoy en día, aquel que se hace empresa es un valiente y un suicida. Pero… Puede más mi ilusión. El IVA no me va a echar del escenario.

-Hace años que no tiene necesidad de arriesgar ni de echarse al monte…

-Es una necesidad moral. Es mi vida, es lo mío; no me veo haciendo otra cosa, y no voy a hacer otra cosa. No quiero hacer otra cosa. Yo no me veo en una playa tomando el sol mes tras mes, no sería feliz.

-¿Se volvería usted insoportable?

-Quizás me resignaría, pero no quiero resignarme. No quiero entrar en esa fase. Me retiraré el día en que no dé la talla, y eso lo voy a notar antes que nadie. Ese día me iré de vacaciones. Largas, larguísimas. Pero con todo el dolor de mi corazón, me voy a ir muy triste.

-¿No va a hacer entonces una gira de despedida?

-¿Despedida? ¡No, no, no! Porque además sería mentira, seguro que volvería. ¿Para qué voy a decir que me voy si voy a volver? El día que me vaya, me iré en silencio. Y sin vuelta atrás. Dejarán de hablar de mí, dejaré de sonar, los fans dejarán de tuitear cosas sobre mí, y un día alguien se preguntará dónde estoy. De vacaciones…

-Ahora que habla de Twitter, ¿cómo se lleva con las redes sociales?

-Yo uso internet, pero internet no me usa a mí. Es útil porque te facilita la vida, sobre todo el papeleo más engorroso. Pero hasta ahí hemos llegado. A mí me gusta leer el periódico en papel, leer libros en papel… Cada cosa en su sitio. Y las redes sociales me permiten un trato directo con el público, que tengo, pero hasta cierto punto.