La previsión de crecida obliga a desalojar a cerca de 100 familias
El embarcadero de Villafranca, ayer, cubierto por el Guadalquivir - A. O. S.
VILLAFRANCA

La previsión de crecida obliga a desalojar a cerca de 100 familias

A. O. / J. M. G.
Actualizado:

El desembalse de diferentes pantanos de Jaén, las fuertes lluvias, así como el conocimiento de una mayor crecida del caudal del Guadalquivir, como adelantó la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), obligó ayer al Ayuntamiento de Villafranca de Córdoba a ordenar el desalojo de cerca de un centenar de familias de la barriada de San José y Huertos Familiares.

Trabajadores del propio Consistorio, Policía Local y Protección Civil, permanecieron «muy atentos a la crecida del río, para tomar las medidas oportunas», explicó el alcalde, Francisco Javier López Casado. Y es que, a las 14.30 horas, el caudal del río a su paso por el puente de Los Remedios, registraba 1.440 metros cúbicos de agua por segundo. A sólo 100 de alcanzar la catalogación de «alta probabilidad de inundaciones», como explicó Protección Civil. Por ello, como medida de prevención, a las 19.00 horas, se comunicó a los vecinos que la crecida continuaría y que era necesario que desalojaran sus hogares, como pasó hace escasas semanas, cuando al final no hubo que lamentar daños mayores.

Una situación muy distinta se dio en la pedanía de Jauja (Lucena), otro territorio castigado por las inundaciones. La reducción del caudal que desembalsa el pantano de Iznájar ha hecho descender el cauce del río Genil. Eso sí, la retirada del agua ha comenzado a dejar tras de sí ingentes cantidades de barro, que en algunas zonas alcanza metro y medio de altura.