Villa-Toro revisa a los clásicos en su muestra pictórica «Classical»
Antonio Gala y Antonio Villa-Toro, ayer en la inauguraciónd e la exposición «Classicals» - ROLDAN SERRANO

Villa-Toro revisa a los clásicos en su muestra pictórica «Classical»

El pintor castreño, que expone hasta marzo en la Fundación Gala, acudirá a Qatar

Actualizado:

Son obras que le sirvieron a Antonio Villa-Toro para descansar de su actual incursión en la abstracción y también para «no olvidarme de la técnica a la hora de pintar obras figurativas» y ahora forman parte de una colección bajo el título de «Classical», que acaba de exponerse en Castro del Río, su localidad natal, y que ayer se inauguró en la Fundación Antonio Gala, donde permanecerá abierta hasta el próximo 1 de marzo.

La muestra está compuesta por 22 pinturas, de un total de algo más de 40 que el autor mantenía guardadas en su estudio, y todos ellos aluden a obras de maestros de este arte, como es el caso de El Greco y «El caballero de la mano en el pecho», o «Las Meninas», de Velázquez, pero vistas desde su particular punto de vista de artista primordialmente expresionista.

La idea para organizar esta muestra surgió, según el autor, del actor cómico Ángel Garó, que tiene un museo en Estepona con destacadas obras del Quattrocento e, incluso, algún picasso, «y me propuso exponerla allí», al igual que hizo la pasada Navidad su amigo Antonio Gala, de cuya Fundación Antonio Villa-Toro es prácticamente un habitual, ya que, con ésta, lleva exponiendo allí en tres ocasiones. «Conocí a Antonio [el escritor] en 1981 y, desde entonces, hemos tenido una gran amistad y se trataba de un excelente pretexto para poder vernos, ya que yo vivo en la Sierra de Madrid y él prefiere quedarse en esta tierra», explicó.

No obstante, Villa-Toro insistió en la idea de que éste no es el estilo con el que se encuentra trabajando ahora. De hecho, su incursión en la llamada pintura matérica -que influyó en el estilo de Tàpies-, con cuadros de gran formato y en los que se usa todo tipo de materiales, desde tierra hasta telas y pigmentos, le va permitir llevar su obra a algunos países del Este y del Golfo Pérsico, en una exposición que ya está preparando.

Se titulará «El Desierto», ya que utiliza arena de diferentes desiertos (en especial el del Fayum, «que frecuento bastante») y comenzará a exponerse en Moscú (Rusia) para pasar luego a Kiev (Ucrania), Kazajistán y, por último, Qatar. «Son cuadros de dos metros por tres y, lamentablemente, no los voy a poder mostrar ahora en España, por el compromiso que tengo con esos países, aunque ojalá no los pueda traer porque los haya vendido», señaló con humor, como ejemplo de que la crisis también está afectando, «y mucho», al mundo del arte. De hecho, en Moscú, Villa-Toro también expondrá, de forma paralela a la de «El Desierto», su muestra «Classical».

En el Museo ABC

De igual modo, el pintor castreño va a participar en la exposición que se abrirá en el Museo ABC de Madrid en junio próximo sobre «Los papeles de la Movida», con el cuadro «Exilis», fechado en 1983.

Y es que Antonio Villa-Toro participó de lleno en este fenómeno que surgió en la capital de España -aunque influyó en el resto del país- durante la década de los 80 del siglo pasado y por entonces se codeaba con los cantantes Tino Casal y McNamara o con el diseñador Pepe Rubio.