La Junta dejará sin concierto a los tres centros cordobeses de educación diferenciada

La delegada de Educación dice que la decisión la avala el Tribunal Supremo

Actualizado:

La Junta no renovará los conciertos educativos a los tres centros cordobeses que imparten educación diferenciada en Córdoba para los próximos cuatro años. Así lo indicó ayer la delegada provincial de Educación, Cultura y Deporte, Manuela Gómez, que manifestó que esta decisión de no renovar los conciertos «con centros que trabajan con la educación segregada está avalada por el Supremo». En este punto, aclaró que «lo único que haremos es acatar la decisión de este tribunal que dice no a la educación segregada por ser anticonstitucional y desde la Junta vamos a mantener eso».

El Gobierno andaluz lleva más de una década intentando suprimir los conciertos con los centros concertados que sólo admiten alumnos de un sexo. Las últimas sentencias del Supremo sobre esta materia serán usadas por la Junta al considerar que el fallo judicial establece un criterio generalizado para todos los centros. Si la Junta no renueva estos conciertos, los centros deberán decidir si a partir del próximo curso se convierten en mixtos para seguir recibiendo fondos públicos o prefieren continuar impartiendo clases sólo a alumnos o alumnas y subsistir con sus propios fondos.

Los centros cordobeses afectados son Zalima en la capital, Torrealba en Almodóvar y Yucatal en Posadas. Las declaraciones de la delegada han caído como un jarro de agua fría en los equipos directivos de los tres centros cordobeses. Ven peligrar los fondos que perciben de la Administración andaluza y con ello su futuro tras décadas impartiendo clases en Córdoba.

Postura unánime

Los equipos directivos de los tres centros aseguraron ayer no entender la decisión de la Junta de acabar con los conciertos puesto que cuentan con una gran demanda de alumnado año tras año y los resultados académicos son excelentes. Consideran que es un ataque frontal a la libertad de los padres a elegir el centro de sus hijos. Ninguno de los tres centros está dispuesto a renunciar a su ideario ni convertirse en mixtos y sus responsables educativos tienen muy claro que seguirán luchando por su modelo educativo que «no segrega ni discrimina».

El director del centro Torrealba, Juan Miguel Varo, manifestó que «defendemos un modelo educativo que lleva 50 años funcionando bien y haciendo una gran labor social». Para salvaguardarlo, continuó, «contamos con el respaldo de los Presupuestos del Estado y el anteproyecto de ley Wert». Además, este director no descarta acudir a los tribunales si no hay una solución.

La directora de Yucatal, Concepción Gallardo, mostró su preocupación porque «si nos retiran las ayudas públicas, nuestro centro no es sostenible, puesto que atendemos a familias del medio rural con pocos recursos y no pueden asumir este coste».

La directora de Zalima, Ángeles Molina, indicó que en la Ley de Presupuestos del Estado viene recogida la aplicación de los módulos económicos del concierto a los centros de educación diferenciada. Respetando las sentencias del Supremo, Molina sostiene que «las leyes están por encima de las interpretaciones de los tribunales y la Junta en su actuación está sometida a la Ley y al derecho, por lo que no puede actuar al margen de la misma».

El resto de centros concertados de Córdoba y provincia, alrededor de un centenar, parecen que correrán más suerte en la renovación de conciertos para los próximos cuatro años. Según indicó Manuela Gómez, en la orden de 4 de enero que regula los conciertos «básicamente no hay variación en los criterios, por lo que no se van a suprimir ni centros, ni conciertos para el próximo curso». A su juicio, se ha extendido «una alarma absurda».

Ahora bien, ella mismo no completó un mensaje tranquilizador, ya que apostilló que «lo que sí haremos es optimizar todos los centros y las infraestructuras educativas en la provincia y no seguir ampliando, sino aprovechar todos los espacios y equipamientos, en los que estamos invirtiendo tanto en la pública como en la privada».