?
Síguenos en
LOVE

¿Cómo evitar que el móvil siga siendo la primera causa de muerte en la carretera?

El uso del teléfono al volante es incluso más letal que el cóctel de velocidad y alcohol. Según datos de la DGT, uno de cada tres accidentes mortales se debe a esta distracción

Ana López-Varela

Compartir

No es la ausencia del cinturón de seguridad, el consumo de sustancias prohibidas ni pisar demasiado el acelerador. Aunque todo lo anterior sea altamente peligroso, la primera causa de muerte en la carretera es el uso del teléfono móvil. No en vano, utilizar el smartphone al volante aumenta entre cuatro y nueve veces el riesgo de sufrir un accidente. Según datos de la Dirección general de Tráfico, más del 30% de las colisiones con víctimas mortales se producen por distracciones y, entre ellas, las más comunes están relacionadas con nuestro gadget preferido. Conducir mandando un mensaje, tuiteando, marcando un número –e incluso haciendo fotos y subiéndolas a las redes sociales– puede ser letal. Y no es sólo cosa del conductor. La responsabilidad es compartida con aquellos que llaman o escriben a alguien a sabiendas de que está manejando un automóvil. Antes de hacerlo hemos de reflexionar sobre una situación en la que nuestro interlocutor debería poner toda su atención en la vía. Por su seguridad y nuestra tranquilidad. Aunque haya que esperar a que llegue a casa para comentar el último episodio de Juego de Tronos.

El móvil en el coche no solo reduce la capacidad de reacción. También disminuye el campo de visión, nos hace descuidar la distancia de seguridad con el vehículo que circula delante, altera la capacidad de mantener una velocidad constante y afecta al tiempo de frenado. De hecho, si circulamos a 100 km/h y desviamos nuestra mirada de la carretera tan solo un segundo, recorreremos 27,8 metros a ciegas. Lo que podría parecernos un breve instante es tiempo más que suficiente para perder el control y acabar chocando con otro vehículo, atropellando a un peatón o cualquier otro incidente con final trágico.

Uno de cada tres conductores españoles admite leer whatssaps en el teléfono móvil

¿Crees que es algo que nadie hace? Error. Las encuestas muestran que uno de cada tres conductores españoles admite leer whatssaps en el teléfono móvil. El 97% de los conductores europeos considera peligroso enviar o leer SMS o correos electrónicos conduciendo, pero uno de cada cuatro lo hace de todos modos. En España, también el 97% considera arriesgado este comportamiento, sin embargo el 14% reconoce que lo hace. Así lo ponen de relieve los resultados del Barómetro Europeo de la Conducción Responsable para 2019, realizado por IPSOS entre una muestra de más de 12.000 personas de 11 países europeos. Según un informe de AXA y Ponle Freno, el 25% de los encuestados reconoce que habla por teléfono al volante sin utilizar un dispositivo de manos libres; un 18% confiesa que responde a mensajes mientras conduce y un 43% más afirma que utiliza Whatsapp conduciendo.

Las cifras no son para nada tranquilizadoras, y así lo recuerdan en la web Por un uso Love de la Tecnología, con la que Orange quiere concienciar a niños, jóvenes y adultos sobre la necesidad de un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías y sobre los riesgos que conlleva una utilización inadecuada de las mismas. ¿Qué podemos hacer para atajar este hábito tan peligroso? Los expertos recomiendan aplicar el ‘modo avión’ en nuestro smartphone configurando el teléfono o utilizando alguna aplicación que silencie avisos y mensajes. De hecho, son las propias empresas las que han empezado a tomar conciencia de lo peligroso que resulta. Apple, por ejemplo, ofrece una opción que, una vez activa, silencia el móvil, mantiene la pantalla apagada, activa una respuesta automática para mensajes y filtra llamadas permitiendo sólo las de los números favoritos. Y es que pensándolo bien, no hay nada tan urgente ni tan vital como tu seguridad y la de los tuyos.

Manipular el teléfono móvil al volante es una infracción grave sancionada con 200 euros y la retirada de tres puntos del carné

Casi 1,24 millones de personas pierden la vida cada año en las carreteras de todo el mundo, por lo que disminuir esa cifra debe ser una prioridad. Actualmente, manipular el teléfono móvil al volante es una infracción grave sancionada con 200 euros y la retirada de tres puntos del carné, una sanción que se endurecerá en la próxima reforma de la Ley de Tráfico. Pero, por desgracia, no es algo que esté frenando esta tendencia de combinar la conducción con una utilización inadecuada de las nuevas tecnologías. Y es que, aunque es cierto que resulta de lo más útil –por ejemplo, nos ofrece información sobre el trayecto gracias a aplicaciones como Google Maps o Waze y nos permite escuchar música–, el móvil es un arma de doble filo. Hablamos de algo que no sólo deben recordar los conductores sino también los que aguardan su llegada en el punto de destino y, por supuesto, los que le acompañan en el viaje.

  • Siete medidas para ayudar, como copiloto, a que el viaje sea más seguro

  •  Para manejar un coche hay que tener los cinco sentidos en la carretera. Recuerda al conductor que si no tiene más remedio que usar el teléfono debe ser sólo para hablar y únicamente puede hacerlo con el manos libres. Lo ideal es utilizarlo con el coche parado fuera de la calzada.

  •  Es fundamental que se respeten las normas de circulación. Conducir bebido, cambiar de carril bruscamente o adelantar por la derecha es peligroso pero grabar un vídeo para subirlo a Instagram tampoco es una buena idea. No colabores nunca con ese tipo de actitudes.

  •  Si quieres hacer el viaje más agradable puedes ofrecerte para ayudar al conductor en labores que pueden distraerle. Abrir esa botella de agua, ayudarle con la ruta del navegador, sintonizar la radio o elegir las canciones que escucharéis durante el trayecto. Dar conversación está bien pero dosificándola en los momentos oportunos.

  •  Hacer pausas. Durante un viaje largo, es recomendable hacer pausas cada dos horas y mantener una temperatura agradable dentro del coche. Insiste en que paréis para estirar las piernas… y de paso chequear el teléfono sin riesgos.

  •  Sin distracciones. Es posible que durante el viaje paséis por zonas rurales donde veas paisajes impresionantes o te llame la atención cualquier cosa que ocurra en las calles de la ciudad, pero igual no es necesario que lo compartas. Procura siempre no distraer al conductor con elementos que estén fuera de la carretera.

  •  No te quejes. Quejarte de su modo de conducir o advertirle constantemente de posibles peligros no ayuda. El resultado será una pérdida de concentración por parte del conductor y, por tanto, mayor riesgo de accidente. También es importante no interferir en su espacio, restarle visibilidad o comprometer su capacidad auditiva o libertad de movimientos.

  •  En familia, todo organizado. Si viajas con niños y mascotas, lo ideal es preparar antes de arrancar todo lo que vayan a necesitar durante el trayecto. La actividad de los más pequeños es otro gran foco de distracción para el conductor. Será labor tuya tratar de mantenerlos tranquilos y entretenidos para no perturbar la buena marcha.

  •   

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Love Orange. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.