?
Síguenos en
ORANGE

Salud: hay que cuidarse como un autónomo

Los hábitos de vida saludables son la receta secreta de muchos autónomos para administrar la presión

G. Toca

Compartir

Para cualquier empresario sería heroico no perder la calma alguna vez ante eventualidades tales como la inestabilidad de los ingresos o los retrasos de los pagos, si varios clientes dejan de serlo a la vez o si el trabajo se vuelve de repente tan excesivo que el profesional casi se plantee instalar una litera en la oficina. Si le añadimos a la mezcla el combustible de la soledad, que es muy habitual entre los autónomos, el estrés laboral parece asegurado. De hecho, según algunos estudios, podría sufrirlo más de la mitad de los trabajadores por cuenta propia. 

Pero una cosa es perder la calma y otra perder los papeles durante mucho tiempo. Los autónomos con experiencia y a los que les ilusiona su profesión pueden pasar por lo primero, pero no se permiten lo segundo. Uno de sus grandes aliados en esa batalla son los hábitos de vida saludables, que influyen directamente en su resiliencia, productividad e implicación en el trabajo. Hablamos de costumbres como disfrutar de una buena calidad del sueño, realizar actividades físicas en el tiempo libre o tener una dieta saludable, rutinas todas ellas que los autónomos conocen bien y practican de forma bastante generalizada.

Así lo demuestra el Índice de Vida Saludable, elaborado por DKV y la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), según el cual los autónomos españoles encuestados tienen en más de un 80% de los casos una buena calidad de sueño y el 76% realiza habitualmente alguna actividad física en su tiempo libre. En cuanto a la dieta saludable, más del 80% consume poco o nada repostería industrial y bebidas azucaradas, casi el 60% ingiere dos o más piezas de fruta al día y el 31% come dos o más raciones diarias de verdura.  

Cuando vienen mal dadas, esos hábitos hacen más resilientes a quienes más los practican. ¿Por qué? Para empezar, porque sus cuerpos están más sanos y llenos de energía gracias al descanso y la buena alimentación; y, para continuar, porque el deporte también les enseña a no dejar de competir jamás y a afrontar la adversidad como una etapa necesaria del camino hacia el éxito. Por eso, y porque sacar adelante un negocio propio requiere de “una pasta especial”, Orange celebra la forma en la que estos profesionales se enfrentan a desafíos en su iniciativa Nacidos para ser autónomos, con la que quiere rendir un pequeño homenaje al particular espíritu que caracteriza a este colectivo.

Hay una anécdota del tenista Rafa Nadal que se podrían grabar a fuego los autónomos. Una vez le preguntaron qué hacía cuando tenía un mal día en un entrenamiento, y respondió que aprovecharlo para entrenar su reacción en un partido en el que fuera perdiendo. El deporte enseña a aceptar la derrota con naturalidad, a crecerse ante la adversidad, a administrar la presión y a ponerse en pie lo antes posible. 

Deporte, descanso y dieta: claves para ser resilientes

Un análisis de 152 estudios científicos por parte de la Universidad de Monash ha confirmado que los profesionales más saludables son mucho más productivos que los menos saludables. Cuando los autónomos que se cuidan se enfrentan a un grave desafío profesional, saben que una de las soluciones pasa por ser más productivos. Es la forma de apuntalar los ingresos; de compensar los retrasos en los pagos con otros proyectos; exprimir las horas efectivas de trabajo para hacer hueco para el descanso y la familia; y, naturalmente, es el camino más corto para que sus clientes repitan y los recomienden.  

Por último, sabemos que los profesionales que hacen deporte y comen sano tienden a estar más entusiasmados e involucrados con sus trabajos. Ésas fueron las conclusiones de un sondeo de Gallup de hace unos años. La ilusión y el compromiso es justamente lo que se necesita cuando el viento cambia de sentido y las circunstancias se tuercen. Creer que lo que uno hace es importante y necesario es fundamental para cualquier trabajador, pero lo es mucho más para los autónomos. No hay estrés que pueda frenar el empuje de esa convicción. Es un impulso imparable.