?
Síguenos en
LOVE

Haz las paces con la tecnología y disfruta del móvil en familia

Esta Navidad comparte la pantalla con los más pequeños de la casa para que aprendan, divirtiéndose, a hacer un mejor uso de ella

Content Factory

Compartir

La tecnología es uno de los regalos estrellas de cada Navidad, y los pequeños son muchas veces los destinatarios de esos presentes, con especial protagonismo de los smartphones. Los niños españoles tienen su primer teléfono móvil con 10 años y con 12 ya están acostumbrados a navegar por internet, algo que hacen a diario en dos de cada tres casos. Estos datos, de un estudio elaborado en 2016 por la Universidad del País Vasco, ponen de relieve el peso indiscutible de las nuevas tecnologías en la vida de los más pequeños. Tal vez por ello, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 69,4% de los españoles entiende que estas nuevas tecnologías de la información tienen más influencia en la educación de los hijos que los padres. Esa creencia lleva pareja en muchos casos una demonización de la tecnología, que dificulta la búsqueda de un enfoque práctico y positivo de su uso.

La alfabetización digital, es decir, aprender a utilizar las nuevas tecnologías, es tan fundamental para los niños como para sus padres, y podría ser una actividad recíproca y compartida desde aproximaciones diferentes: los más pequeños son mucho más receptivos y ágiles a la hora de familiarizarse con el uso de los terminales, mientras que los adultos pueden aportar el criterio y la capacidad de análisis necesaria para racionalizar y optimizar ese uso.

Christmas holidays at home. Happy children using tablet, playing online, having fun.

En un informe reciente, el Hospital de Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, lejos de demonizar las nuevas tecnologías sostiene que estas ayudan al desarrollo de los niños en la toma de decisiones, análisis de datos, la observación o la resolución de problemas. Así que la cuestión clave está en cómo padres e hijos pueden compartir la experiencia tecnológica para así, de una forma creativa y con un mensaje positivo, ambas generaciones aprendan a convivir y aprovechar estos nuevos recursos.

Los especialistas señalan en este sentido que la mejor medida es usar juntos las pantallas, por ejemplo para comunicarse con otros (caso de una videoconferencia con un familiar o un amigo que vive lejos), ver vídeos sobre aficiones o dudas de estudio, buscar detalles para preparar las vacaciones de Navidad o buscar ideas para disfrutar del fin de semana. Al mismo tiempo que el dispositivo proporciona un tiempo de entretenimiento conjunto, los pequeños reciben el mensaje de un uso práctico y racional de la tecnología y los adultos pueden aprovechar para establecer los límites a ese tiempo de uso, marcando previamente el horario en el que se llevará a cabo esa actividad.

Por eso son importantes iniciativas como Por un uso Love de la Tecnología, que Orange ha desarrollado en línea con su compromiso por un uso seguro y responsable de las nuevas tecnología, donde se especifica que es fundamental que los padres establezcan horarios y lugares de uso para conectarse, por ejemplo, en una sala común de la casa, ya sea el salón o la cocina, y no en la soledad de su habitación.

Positive young beautiful parents spending a great time with their happy kid while sitting on a carpet and looking at a tablet in the warm house for Christmas holidays.

Atrás quedaron, pues, los días en los que Steve Jobs aseguraba que no permitía a sus hijos acercarse a un iPad o Bill Gates prohibía a su hija mayor utilizar un ordenador con Internet hasta cumplir diez años. Ahora, apuntan los especialistas, los padres deben aprender y enseñar cuáles son las oportunidades y las amenazas que puede haber. De hecho, en Estados Unidos se empieza a hablar por ejemplo de las consecuencias de que los padres no interactúen con los niños cuando comparten tiempo juntos, y los adultos se limitan a dejar que los pequeños jueguen a su antojo mientras ellos consultan su teléfono móvil. En estos casos ni se comparten esos juegos ni las pantallas y, por el contrario, se transmite la idea de que pasar el tiempo común aislados ante un terminal es algo aceptable.

Esta Navidad, compartir pantallas con los más pequeños para hablar con la familia que no podremos abrazar, para elegir la decoración festiva que queremos comprar para la casa, probar juntos el último juego o ver el divertido anuncio de moda, puede ser una muy buena idea para estrechar lazos y transmitir unas directrices adecuadas de uso y disfrute de las nuevas tecnologías.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Love Orange. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.