Portada del libro de Victoire Maçon Dauxerre
Portada del libro de Victoire Maçon Dauxerre

La modelo que solo comía tres manzanas al día

Una exmaniquí que sufrió anorexia denuncia en un libro la «tiranía de la extrema delgadez»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tres manzanas al día como único alimento, pescado o pollo una vez por semana. Victoire Maçon Dauxerre cayó en la anorexia cuando era una top model. Refleja su terrible experiencia en un libro publicado en Francia, donde ahora están prohibidas las modelos demasiado delgadas.

«No puede imponerse un cuerpo enfermo como ideal de belleza, es criminal», opina la joven de 23 años, cinco años después de una carrera meteórica de ocho meses, durante los cuales desfiló en Nueva York, Milán o París para grandes firmas como Alexander McQueen, Celine o Miu Miu.

En ese momento, Victorie, de 1,78 m de altura, había bajado a 47 kg. Hoy en día, se congratula de la legislación aprobada en diciembre en Francia que somete la actividad de las modelos a un certificado médico que debe incluir la consideración del índice de masa corporal (IMC), aunque considera que el texto llega con diez años de retraso.

Esta medida le habría impedido trabajar. «Un médico habría visto que tenía el pulso muy débil, que estaba perdiendo el pelo, tenía osteoporosis, no me venía el período. Cuando se tiene el rostro terroso, casi verde, se ve rápidamente que hay un problema».

Tenía 18 años cuando Victoire fue descubierta mientras iba de compras con su madre en París. Hija de un ingeniero y un artista, pretendía estudiar ciencias políticas, pero fue persuadida por la aventura de modelado y se unió a la agencia Elite.

«Nadie me dijo que tenía que bajar de peso... Me dijeron: en septiembre haces la Fashion Week, el tamaño de la prenda será 32 - 34, tienes que entrar. Entonces yo debería haberlo dejado», lamenta esta joven de cabello castaño y ojos azules, que ahora utiliza la 38.

Desmayada de hambre

La modelo dice que se moría de hambre para alcanzar la talla requerida. Perdió diez kg en dos meses durante el verano, y solo comía tres manzanas al día y refrescos gaseosos. «Cuanto más peso perdía, más gorda me veía», dice, admitiendo que hay «probablemente un terreno patológico a la anorexia». «Pero ver imágenes todo el día que te confirman que la belleza es la delgadez extrema te alienta a ello».

En su libro publicado el miércoles «Jamás demasiado delgada. Diario de una supermodelo» (Les Arènes), dice que se ve a las modelos comiendo bien delante de las cámaras, pero después se provocan el vómito en el baño, y participan en sesiones de fotos en la que sólo los fotógrafos tenían algo para comer. La joven cuenta que incluso se desmayó de hambre y agotamiento en la calle en medio de la Semana de la Moda de Nueva York.

«Las chicas que trabajan hoy en día probablemente dirán que estoy mintiendo, porque quieren seguir. Hay una omertá real en el medio», denuncia esta mujer joven y decidida, que ahora se está preparando para ser actriz. «Las maniquíes no son nada, son sólo perchas. En la década de 1980, las mejores modelos eran personalidades. Hoy debemos desaparecer detrás de la ropa», explica. «Los creadores solo quieren un cuerpo andrógino, no celebran el cuerpo femenino».