«CASO ENCHUFES»: EL SUMARIO

El alcalde socialista de Benidorm contrató a la hija de su secretaria para dar clases de «funky»

La joven facturó distintas cantidades entre 2009 y 2012 a la Concejalía de Bienestar Social por impartir cursos de baile moderno en el Consistorio

Imagen del alcalde de Benidorm tras un declaración en el juzgado
Imagen del alcalde de Benidorm tras un declaración en el juzgado - JUAN CARLOS SOLER
D. MARTÍNEZ - Valencia - Actualizado: Guardado en: Actualidad

El Ayuntamiento de Benidorm no solo pagó durante la pasada legislatura 21.500 euros a la hija de una concejal socialista en Altea –en aquel entonces secretaria en la Concejalía de Bienestar Social benidormense– por dar cursos de ludoteca o de intervención familiar. Según la documentación que obra en el sumario del «Caso Enchufes» –en el que el alcalde, el socialista Agustín Navarro, está imputado por prevaricación y tráfico de influencias–, el PSOE también contrató esporádicamente a la hija de la secretaria particular del alcalde para dar cursos de baile en los centros sociales.

Los hechos, según la citada documentación, se remontan a los años 2009, 2011 y 2012 –este último año ya tras las elecciones en las que el PSOE logró la vara de mando en minoría y luego, en agosto, sumó al gobierno a los liberales capitaneados por la expopular Gema Amor–. En la contabilidad municipal figuran al menos tres facturas presentadas y pagadas a Eurídice S.F., hija de la funcionaria que –tras la moción de censura de 2009– se convirtió en la secretaria particular del alcalde y de otro alto cargo del Ayuntamiento, que ha ocupado las funciones de secretario del intendente de la Policía Local.

La primera factura es de diciembre de 2009. Navarro había llegado a la Alcaldía con el apoyo de un tránsfuga del PP tres meses antes, y la madre de la beneficiaria del pago se había convertido por las mismas fechas en su secretaria particular. Según los apuntes contables, Eurídice S.F. presentó una factura por importe de 648 euros por impartir un «taller de funky-fusión». Al igual que en el caso de la hija de la edil socialista de Altea –desvelado ayer por ABC–, el pago se cargó contra el presupuesto de la Concejalía de Bienestar Social.

Productividades

La siguiente factura recogida en el sumario aparece en febrero de 2011, poco antes de las últimas elecciones municipales. De nuevo, Eurídice S.F. factura al Ayuntamiento 648 euros por el concepto «curso de funky». Un año después, en junio de 2012 –Navarro aún no había sumado entonces a Gema Amor y sus liberales al pacto de gobierno–, el Consistorio pagó otros 864 euros a la hija de la secretaria del alcalde, en esta ocasión por impartir un «curso de baile del programa Espai Jove».

Al margen de los contratos a su hija –en total, 2.160 euros del presupuesto de Bienestar Social–, tanto la secretaria particular del alcalde como su marido son dos de los funcionarios más beneficiados por el cambio de gobierno acaecido en 2009 en el Ayuntamiento de Benidorm. Tal como publicó este periódico en junio de 2012, desde que Navarro se convirtió en alcalde hasta que el Ministerio de Hacienda obligó al Consistorio a recortar los pagos de productividades, entre los dos se embolsaron 32.600 euros adicionales a sus nóminas.

El alcalde otorgó a su secretaria una productividad de 800 euros mensuales desde octubre de 2009. Según el decreto de Alcaldía que lo establecía, la decisión se justificaba en que iba a ejercer las «funciones de secretaria particular del alcalde» y, por tanto, llevaba aparejado un «incremento de responsabilidad y dedicación». En cuanto a su marido, Navarro también le asignó un complemento de productividad en marzo de 2011. En este caso, se justificó en la voluntad del alcalde de «incentivar a aquellos funcionarios que ocupan puestos de trabajo que tienen asignada la máxima responsabilidad». Cabe recordar que el funcionario, policía, ejercía por entonces como secretario del intendente jefe de la Polícía Local de Benidorm.

2.500 euros en un viaje

El marido de la secretaria del alcalde ha sido protagonista, además, de otras llamativas controversias en los últimos años, desveladas en las páginas de este mismo periódico. Como publicó ABC también en 2012, el funcionario cargó 2.500 euros en gastos al Consistorio por un viaje de una sola noche a Zaragoza, donde tenía que asistir a una feria especializada en seguridad y emergencias (Integra+Seguridad) que se celebró en la capital maña en junio de 2011.

Además, el alcalde retiró tres multas en una sola semana a este funcionario –al cual el Consistorio encarga periódicamente las prácticas de tiro a las que deben someterse los agentes de la Policía Local, trabajo por el que obtiene una remuneración extra–. Fue en noviembre de 2013, cuando Navarro aceptó las alegaciones del policía y le perdonó las tres sanciones económicas, que sumaban un total de 230 euros.

Toda la actualidad en portada

comentarios