Actualidad

La izquierda radical llama a la comunidad educativa a incumplir la «ley Wert»

STEPV, el sindicato mayoritario en el sector, distribuye una guía a centros, padres y alumnos con 41 instrucciones para sortear la aplicación de la norma

R. B. CRESPO - Actualizado: Guardado en: Actualidad

La oposición de los partidos de izquierdas y los sindicatos a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) –bautizada como «ley Wert»– aprobada por el PP se ha convertido en un llamamiento a la «insumisión». Precisamente con el objetivo de fomentar su incumplimiento, el sindicato de trabajadores de la enseñanza del País Valencià (STEPV) presentó ayer una campaña con 41 propuestas para «esquivar» la aplicación de la norma dirigida a profesores, directivas, padres, alumnos y consejos escolares.

Desde el sindicato consideran, entre los motivos para oponerse a la ley, que «empeora las condiciones laborales del profesorado, vacía de capacidad de decisión a los consejos escolares del centro y convierte a la directiva en gerentes de empresas». Además, sostienen que aumenta la brecha social del alumnado, arrincona las lenguas propias, fomenta la religión, segrega el alumnado por sexos y capacidades, e incorpora reválidas que anulan los proyectos educativos de los centros.

Esta iniciativa coincide con la impulsada por Esquerra Unida, formación que aspira a gobernar mediante un tripartito con el PSPV y Compromís en la Generalitat. De hecho, la campaña tendrá reflejo tanto en el ámbito autonómico como en el nacional mediante el recurso de inconstitucionalidad contra la ley en el que trabaja Izquierda Plural.

Varias propuestas de la guía elaborada por el sindicato mayoritario de enseñanza en la Comunidad podrían, en caso de ser aplicadas, implicar consecuencias legales para la dirección de los centros mediante expedientes o sanciones por parte de la inspección educativa, por lo que STEPV asegura cobertura legal y asesoramiento jurídico del propio sindicato. En este sentido, sus responsables no ocultan que su pretensión es generar «movimiento amplio de desobediencia mientras dure la aplicación de la LOMCE».

Ni religión ni empresas

Entre las medidas planteadas en la guía se hace referencia a la elección de asignaturas, donde recomiendan no elegir Religión ni Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial; la negación a los procesos evaluación; o la exigencia de la dotación de los recursos previstos por la ley.

La consellera de Educación, María José Català, respondió ayer a esta campaña de sindicatos y partidos defendiendo que no resulta positiva «una insumisión a la normativa estatal, que merece el respeto de todos, puesto que las leyes están para cumplirse».

Toda la actualidad en portada

comentarios