IDEES DES DE LA COMUNITAT

UN PACTO DEL AGUA BUENO Y NECESARIO

JUAN G. - / JUAN G. - - Actualizado: Guardado en: Actualidad

ES necesario encauzar el agua. Así lo escribí recientemente en un periódico alicantino. La imagen del pasado miércoles donde el Presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y los de cinco comunidades autónomas, con Alberto Fabra a la cabeza, sellaron un pacto basado en la solidaridad hídrica, conocido como Acuerdo del Tajo, supone encauzar esta cuestión y atender la solicitud histórica de regantes y del conjunto de la sociedad. La Comunidad Valenciana, muy vinculada de una u otra manera a la agricultura y al agua, se ha de felicitar por este acuerdo ya que el agua es necesaria en nuestra tierra para crear trabajo.

Trasvasar agua sobrante de ríos a cuencas necesitadas fue una reivindicación histórica recogida por el gobierno popular del Presidente Aznar en el Plan Hidrológico Nacional. Después, los socialistas dieron la espalda a la Comunidad Valenciana y echaron por tierra miles de millones de pesetas invertidos en ese PHN y, lo que aún es más grave, intentaron convencernos de que era mejor usar el agua salada que la dulce de los ríos. Alguna mente «preclara», o más bien «presalada», se dedicó a decir que el agua «estaba en el mar y había que desalarla».

En junio de 2004 se firmó el decreto de derogación del PHN a cambio del apoyo de los nacionalistas catalanes al gobierno de Zapatero. Los socialistas valencianos celebraron este decreto brindando con cava catalán en Tarragona. Un acuerdo que el llamado «tripartit», PSPV, Compromís y EU, todavía hoy continúa defendiendo al grito de no a los trasvases.

No debemos olvidar que este sistema de comunicación hídrica es una petición muy antigua. Ya en 1937 lo planteó el gobierno de la República, pero siglos atrás ya se puso en marcha. Porque ¿qué es toda la red de acequias que riega la huerta valenciana sino un trasvase construido en la época romana y árabe?, ¿o la real acequia de Moncada?, ¿o la del Júcar? Trasvasar el agua de donde sobra a donde hace falta es una medida lógica que parte del convencimiento de aplicar la justicia distributiva de los bienes, y el agua es indispensable para que exista vida, en el ser humano y en nuestra economía. Es fundamental para que nuestros agricultores sigan siendo los grandes impulsores de nuestras exportaciones.

Al igual que la luz se traslada a través de cables de unos puntos de España a otros e incluso desde Francia, así tiene que trasvasarse el agua, no sólo entre comunidades españolas sino, si fuera necesario, también desde el Ródano a cuencas catalanas.

Animo al gobierno de España a legislar en esta materia para establecer una autoridad única a nivel nacional que sea capaz de desarrollar un modelo común del agua como ya existe desde hace muchos años en el sistema eléctrico, ferroviario o de carreteras. Si eso siempre ha sido necesario, dada la inquietante situación que plantean los independentistas catalanes, ahora es urgente.

El Acuerdo del Tajo supone empezar a navegar por el cauce correcto y adecuado. Esperemos que este tipo de planes intercuencas (antes llamado Plan Hidrológico Nacional), continúen llevándose adelante. Para nuestra tierra es necesario y beneficioso y no perjudica a nada ni a nadie.

Toda la actualidad en portada

comentarios